lunes, 29 de agosto de 2011

Petroperú sin muletas

Me refiero a la parte del mensaje del Presidente del Consejo de Ministros del 25-08-11 en lo referente al precio del GLP en el que señaló que Petroperú “participará ampliando su presencia competitiva en el mercado, con la compra directa de GLP en Pisco y en su distribución”. Posteriormente (1) amplió esta manifestación señalando que “Hoy tenemos un mercado con un dominio de una o dos empresas (privadas) que no permiten que el Estado pueda regular estos precios”. Agregó que también que se ha llegado a un acuerdo para que el Gas de Camisea del Lote 88 sea vendido, en cantidades importantes a Petroperú S.A. “para que dicha compañía pública ingrese al mercado con GLP y pueda comenzar a competir y bajar los precios”. Además ha agregado refiriéndose a “un par de empresas que manejan casi el total…” que lo que quieren en el Gobierno es que "se altere (para bien) que al momento en que se produce esa transacción y se vende al mayorista hay un incremento de precio y por eso buscamos que Petroperú pueda ser más eficiente en ese incremento”.
Existen aquí algunas inexactitudes que lastiman la comprensión de la naturaleza de la comercialización del GLP en el Perú:
1. Con la producción de GLP en cantidades suficientes y hasta excedentarias, luego del inicio de operaciones de Camisea, desapareció en el Perú la figura hasta entonces importante del comercializador mayorista que era principalmente desempeñada por Petroperú S.A. importando el volumen que faltaba a la producción nacional. Hace dos años esta figura de mayorista que adquiere grandes volúmenes para reventa sin agregado a la cadena de valor ha vuelto a ser asumida por la empresa estatal que atiende a un significativo número de envasadoras.
2. Petroperú S.A. no tiene bocas de salida propias, tampoco envasadoras ni flota de distribución sino sólo algunos contratos de identificación con sus colores con algunos gasocentros privados, los mismos que no incluyen ningún compromiso de precios y que son frecuentemente violados por falta de capacidad de supervisión de las compras comprometidas.
3. Petroperú participa ya en forma competitiva en el mercado de GLP con su producción de Talara y con importantes compras a Pluspetrol en el Callao. No es cierto que haya que hacer que ingrese al mercado para competir y bajar los precios pues ya lo está.
4. Visto desde un estricto punto comercial, Petroperú S.A. es, además de productor, un importante distribuidor mayorista (el único); de aquellos que el gobierno desea eliminar pues, según su criterio, encarecen el costo del producto. La lógica señala que la petrolera del Estado no puede “comprar pan para vender pan”. Su precio para el GLP comercializado en el Callao incorpora un plus sobre su precio de Talara de 27.42 US$/TM, superior a los 25.00 US$/TM que aplica Pluspetrol a sus precios entre Pisco y Callao y de seguro que no traslada en iguales términos los descuentos por volumen que puede estar obteniendo de su proveedor.
5. Petroperú S.A. no es un agente marginal en el mercado, sino importante, a pesar de la nula importancia que le venían dando a la comercialización de GLP hasta hace dos años embarcados en la promoción de la venta de gas natural. Sus ventas al mercado interno durante el primer semestre 2011 promedian las 543 TM/DC, un 18.6% del total de ventas nacionales. Un tercio de estas ventas corresponden a compras a Pluspetrol para revender a empresas envasadoras de menor nivel.
6. Todo esto lo ha logrado Petroperú S.A. sin mediar intervención estatal, sin muletas, sin modificaciones de regalías, sin quitar volúmenes a otros competidores, negociando directamente con Pluspetrol de manera que pueda hacer un mix entre la producción propia derivada de la refinación del crudo y las compras en el mercado local que esperemos le proporcionen alguna utilidad.
7. Se indica ahora que Petroperú compraría a Pluspetrol directamente en Pisco en lugar de hacerlo en el Callao, lo cual como ya hemos tratado anteriormente no acarrea ninguna ventaja económica. Petroperú sólo tiene capacidad de almacenamiento contratada en el terminal privado del Callao que fuera privatizado y que le resultaría insuficiente para alguna mayor participación en el mercado. No es lógico que compre en Pisco para vender en Pisco a través de las instalaciones de Pluspetrol.
8. La vuelta de buque tanque Pisco/Callao/Pisco toma alrededor de 10 días y también deben abastecerse los amarraderos privados de Sol Gas y Zeta Gas. De ninguna manera veo como podría intervenir Petroperú para intermediar entre Pluspetrol y los propietarios de instalaciones marítimas. Veo sí, una probable imposición para que la estatal se haga cargo del gasoducto Pisco/Lurín que de paso es más caro que el transporte por vía marítima y que se busque de alguna manera vedada evitar el transporte por Buque o la importación, todo ello en busca de la baja del precio del balón.
9. El encargo dado a Petroperú por el Ejecutivo es para que refuerce su posición de mayorista, por lo que resulta contraproducente cargarle la responsabilidad de los precios del GLP a este nuevo canal que se pretende reforzar. Mayor capacidad de producción no tiene ni la va a tener, a pesar de la ampliación de Refinería Talara, tomando en cuenta además el dinámico ritmo de crecimiento de la demanda nacional. Además, no vamos a creer que Petroperú S.A. se convierta en envasador adquiriendo cilindros asumiendo pérdidas.
10. Y sobre la facultad para que Pluspetrol tenga que pagar parte de la regalía “en especie” no la veo necesaria ni le veo tampoco razón para promocionarse con tanta facilidad y dudo de su efectividad. El Contrato por el Lote 56 dice que “8.1 El Contratista pagará la regalía en efectivo…”. Y en el caso del Lote 88 su Contrato dice “8.5…El pago respectivo se hará en Dólares…”. Además las regalías se deben pagar sobre precios internacionales y no discriminatorios entre los diversos potenciales compradores.

Suena a maniqueo que se busque que Petroperú adquiera un GLP para el que aún no tiene clientes y que se supone los captaría por tener un menor precio de venta para envasadoras, pero no tiene ningún control sobre el precio final al consumidor que es lo que importa. Esto además de ser una competencia desleal contra otras envasadoras que no lleguen a adquirir el volumen de Petroperú sería perennizar el sistema perverso de aplicación de cuotas de ventas, de preferencias hacia tal o cual envasadora o gasocentro de propiedad de tal o cual personaje, de descuentos discriminatorios, de créditos innecesarios, etc. Todo esto en medio de una Constitución vigente que asigna al Estado y sus empresas sólo un rol subsidiario.


(1) http://www.diariolaprimeraperu.com/online/politica/pendiente-rebaja-del-balon-glp_93403.html
Publicar un comentario