lunes, 26 de febrero de 2007

La ampliación del billón

El nuevo gobierno alcanzó a Petroperú S.A. una tarea nada sencilla: Consiga usted un mil millones de Dólares (o un billón de Dólares como lo nombrarían los norte americanos); Que no se utilice aval del Estado; Que no se afecte el nivel de endeudamiento del país, ya sea en forma directa o contingente (es contingente cuando se trata de un financiamiento autorizado a una persona individual o jurídica que está a su disposición y que no se utiliza); Que además se propicie la participación del sector privado y que a partir del 1º de enero del 2010 pueda producir Petróleo Diesel 2 bajando su contenido actual de Azufre de 1,200/3,500 ppm a 50 ppm, ah pero sin que esta mejora ambiental signifique un mayor precio.

En lo referente al esquema de propiedad empresarial agregue usted, además, que no se pueden transferir total o parcialmente acciones y/o activos y que igualmente no se pueden disponer o vender activos por disolución o liquidación.

Acomódese bien y tenga en cuenta que la introducción del Bio Diesel y el Etanol, el afianzamiento del Gas Natural y el incesante desarrollo del GLP le irán quitando demanda en el mercado local. Y con ello prepare pronósticos de ventas lo más cercanos a la realidad.

Estime usted cuanto puede costar el petróleo crudo en cada uno de los próximos 20 años como mínimo. Adiciónele su estimado sobre cual podría ser el margen refinero en ese período y cual la política de precios de los hidrocarburos en el mercado interno. Construya varios escenarios. Considere además que su proyecto quizá no tenga garantía de estabilidad tributaria para los inversionistas potenciales y que nada garantiza tampoco que en el futuro la conducción de la empresa no se vea obligada a seguir orientaciones políticas como antaño (épocas de elecciones, sobre todo), cuando fije sus precios o seleccione sus canales de comercialización en los gobiernos que se nos vienen. Tenga en cuenta que no existe garantía actual que un panadero (con el respeto que se merece tan digno oficio), vuelva a gerenciar la empresa o que un político sin mayor preparación sea el Presidente del Directorio.

Mire en los medios como algunos críticos impacientes lo pueden mandar a una Comisión Investigadora del Congreso por que el proyecto en el que está embarcado, inicialmente se valorizaba en unos 250 millones de dólares y hoy este estimado se cuadruplica.

En efecto, al presentarse en la Comisión de Energía y Minas del Congreso el entonces Presidente de PETROPERU, Alejandro Narváez Liceras (agosto del 2004), expuso que el proyecto de modernización de la refinería de Talara será posible mediante una inversión de 265 millones de dólares, tras lo cual se estimaba un retorno de la inversión en unos nueve años aproximadamente.

Posteriormente, una Nota de Prensa del Ministerio de Energía y Minas decía el 04/09/05 refiriéndose a declaraciones del entonces Ministro Glodomiro Sánchez en visita a Talara que “…debe asegurar en los próximos meses una inversión de US$ 250 millones en la modernización de la Refinería de Talara …”.

Ahora, con un mayor afinamiento y un conocimiento mejor de la problemática de los hidrocarburos en nuestro país le hacen razonar que “El estudio base de Talara señala que nos costaría US$380 millones mantener nuestra producción de 62 mil barriles por día (bdp) y sacar diésel y gasolinas, reduciendo de 2.500 partes por millón (ppm) de azufre a 50 ppm. Tendríamos un mejor producto, pero difícilmente toda esta inversión se podrá trasladar al público. Sin embargo, estamos considerando hacer que la refinería produzca 90 mil bpd, con lo cual tendríamos más volúmenes de venta y un mayor valor agregado, lo que haría que el proyecto fuese económico. Pero, para hacerlo, tenemos que subir la inversión de US$380 a US$800 millones. Esa es la cifra que ahora manejamos” señala El Comercio reproduciendo declaraciones del Presidente actual de Petroperú Ing. César Gutiérrez (08/11/06); aunque a los pocos días en el mismo diario (23/02/07), se señala que "US$300 millones costará la modernización de la refinería. Se necesitarán US$700 millones más para ampliarla".

Vea también como los expertos se impacientan y le dicen, “Hace 7 años que se habla de modernizar la Refinería de Talara, pero tampoco no hay nada concreto aún (se viene hablando de una “sociedad de propósitos específicos” que no se sabe en qué consiste) … Ahora que “hablamos” de modernizar a Petroperú, la cosa sigue a paso de tortuga (quizá porque los esfuerzos siguen puestos en lo que puede hacer la inversión extranjera)” -Humberto Campodónico – La República 22/01/07.

Estas son algunas de las características más complicadas del entorno en que se desarrolla el proyecto que tiene que ver muy estrechamente con el futuro de Petroperú S.A. y su participación en el negocio petrolero. Como sabemos el Proyecto “Modificaciones en Refinería Talara” permitirá, como parte del Plan Estratégico de PETROPERU incrementar la productividad de la empresa mediante la producción de combustibles de mayor valor agregado, fortalecer la posición competitiva gracias a las especificaciones de calidad acorde o superiores a los requeridos, mayor eficiencia en el consumo de servicios y mayores facilidades de infraestructura y alcanzar una mayor rentabilidad como consecuencia de una reducción de las importaciones y capacidad de procesamiento de cargas más pesadas.

La inversión se descompone en 250/300 millones de USD para cumplir con la calidad de Diesel 2 y Gasolinas y unos 700/800 millones de USD para llevar adelante un esquema de conversión profunda y cogeneración, que al parecer es el que ha aprobado el Directorio.

Tengamos en cuenta que ampliar la capacidad de producción de Talara a 90 MBDC, no es tampoco la gran cosa y que es, seguramente, lo máximo que técnica y económicamente puede dar. Ecopetrol, con las limitaciones del ejemplo, recientemente amplió la capacidad de la refinería de Cartagena de 75 a 140 MBDC con un costo de 806 millones de USD luego de 12 años de discusiones sobre si se privatizaba o no.

La principal competidora de la refinería Talara es la de La Pampilla, con una capacidad de diseño mayor (102 MBDC) y que por razones de mercado opera sólo a 90.6 MBDC (diciembre 2006), aunque es bueno señalar también que igualmente por razones de mercado, ha incrementado ya 9% su carga con relación al mismo mes del año anterior.

Recientemente la Presidencia de Petroperú ha convocado hasta en dos oportunidades a diversos estudiosos del subsector hidrocarburos para tratar sobre aspectos de las estructuras de precios que se aplican en nuestro país, acción que es digna de felicitación por cuanto recién se empiezan a tratar temas importantes con transparencia.

El tema de la modernización de Petroperú y los excelentes avances que se han logrado al suscribirse un acuerdo de financiamiento con la CAF, es algo que nos enorgullece a todos quienes en algún momento trabajamos en ella y merece por lo demás todo nuestro apoyo en una tarea que como podrán ver no es nada sencilla.

Estamos seguros que el Ing. César Gutiérrez en línea con la transparencia demostrada hasta ahora, nos invite también para conocer y debatir los principales aspectos del proyecto pues es bueno que se despejen las dudas sobre los alcances y montos de la misma y saber si es que no se han colgado aquí también adquisiciones de buques, compra de camiones o traslados a Talara o Bayovar, como en épocas pasadas se promoviera.

miércoles, 21 de febrero de 2007

lunes, 19 de febrero de 2007

Falta nota de Prensa Pluspetrol "En perjuicio de los consumidores"

Comentaba en Butaca Empresarial(1) el 25 de enero que nuestro país era un país extraño, en el que la empresa productora mayoritaria del GLP, Pluspetrol, ejecutaba una supuesta baja de precios y la informaba a los medios de prensa antes que a sus clientes.Señalé los que, a mi entender, eran ocho errores de comunicación hallados en la Nota de Prensa con la que dicha empresa comunicaba a los medios su decisión. El segundo que anoté era :” Adicionalmente, pensemos cómo titularía otra Nota cuando tenga que informar que subió el precio ¿"en perjuicio de los consumidores"? Seguro que ya no publicaría el alza y con eso se convierte en una empresa poco transparente al informar sólo cuando baja y no cuando sube”. Peor aún, sin señalar que había decidido modificar su política de descuentos, comunicó que el precio al consumidor final del balón de 10 Kgs de GLP bajaría entre 0.40 y 0.70 Nuevos Soles. Ah, pero sí se cuidó para que en la Nota diga que bajaba sus precios de lista y no los netos de descuento. Toda una jugada maestra comunicacional con interlínea incluída.
¿Perdedores?: su imagen empresarial, sus relaciones con clientes y lamentablemente el consumidor con el que se jugaba con sus expectativas. Sinceramente hasta hoy no encontramos explicación a este grave error de su política de comunicaciones mediante la cual se enfrentó gratuitamente con sus propios clientes y los ponía frente a las amas de casa al señalar que la reducción de precios era “en beneficio de los consumidores”.
Bueno, ahora Pluspetrol ha comunicado a sus clientes (esta vez sin Nota de Prensa), que los precios del GLP suben desde el 16 de febrero un resultante en el balón de 10 Kgs de 0.61 Nuevos Soles(2) . Es decir el 3% que anunció hace menos de un mes que bajaba, ahora lo sube en el mismo orden pero con reducción de descuentos. El incremento de precios significa más de 7 millones de US$ de ingresos adicionales al año para el productor. ¿Resultado previsible? El precio del GLP subirá al público pues como sabemos las plantas envasadoras son sólo “tomadoras de precio” (no tienen ninguna influencia en la formación del precio del productor).
La pregunta ahora es ¿Emitirá Pluspetrol una Nota de Prensa para decir que sube el precio en perjuicio de los consumidores? Cuando los periodistas le pregunten por el alza ¿se atreverán a calcular también cuanto significa el aumento para el ama de casa? Más preocupante aún es si esta política se aplicará más frecuentemente cuando el precio internacional suba y ¿cuando lo hará si le toca bajar?. Ojo, que si de algo sirve el informe OSINERGMIN al 12/02/07 se señala ahí que el precio en el mercado interno es 4.4% más caro que el FOB Pisco.
Un aspecto adicional usado en la nota de prensa comentada es la costumbre obsoleta que tienen algunas empresas de poner en boca de sus funcionarios declaraciones como si las hubieran hecho directamente a la prensa. Por eso decía Pluspetrol a los medios en su Nota “Al respecto Ramón Duggan, Gerente Comercial de Pluspetrol, explicó que la disminución del precio, etc. etc.”. Y casi todos los medios repitieron este párrafo como si realmente el aludido Gerente Comercial les hubiera dado alguna explicación, por supuesto inexistente. ¡Que mala costumbre!, como si todos los periodistas fueran sólo retransmisores y hubiera que “hacerles la plana”. Sólo algunos se cuidan y dicen, imperceptiblemente, que es una Nota de Pluspetrol lo que publican. En la mayor parte de los casos se vuelven testigos o fedatarios sin quererlo.
Esta mala costumbre se desliza también en la Nota de Prensa del Ministerio de Energía y Minas del 29/01/07, donde indican “Así lo demuestra de manera clara y objetiva el seguimiento que de la evolución de precios del GLP ha efectuado el Ministerio de Energía y Minas a través de la Dirección General de Hidrocarburos, según documentos con información estadística y gráficos que dio a conocer hoy esta Dirección”. Adicionalmente dijo “El análisis de los precios del GLP de PETROPERU en el Callao muestra una evolución semejante como se observa en el gráfico que también se adjunta(3)” Por supuesto que todos los medios paporretearon la Nota aunque ninguno, según me he informado, recibiera la información, los documentos y los gráficos a los que alude la información oficial.
No dudamos que los análisis se han hecho pero no se conoce e igualmente en su Web sólo aparece la Nota sin la información de sustento a la que aluden. Y así piden además oficialmente “análisis serio y objetivo
(2) Tipo de Cambio: 1 USD = 3.2 PEN
(3) Esta Nota la emitió para señalar “No bajaron precios en la misma forma que disminuyeron precios internacionales porque GLP no subió a nivel del mercado internacional”.

sábado, 17 de febrero de 2007

Extraño país el nuestro, el Perú

Publicado originalmente en Butaca Empresarial (http://butacaempresarial.blogspot.com) el 25-01-07
Extraño país el nuestro, el Perú, comercialmente hablando, en el que la empresa productora mayoritaria del GLP, Pluspetrol (48% de las ventas a noviembre 2006), baja los precios desde ayer 24/01/07 y lo informa a los medios de prensa antes que a sus clientes.

Extraño país en el que este productor emite una nota de prensa (escueto comunicado lo califica el diario La República), porque bajó el precio de su producto.

Lo que debe estar sucediendo con mis amigos de Pluspetrol es que probablemente están siendo mal asesorados en su relación con los medios de prensa, sus clientes y la comunidad, problema que suponíamos superado en empresas globalizadas y que al parecer se agudizan en mercados donde la demanda viene superando a la oferta y no hay posibilidades concretas de importar a corto plazo.

Resumo aquí algunos de estos errores que en la práctica convierten en autodestructiva lo que debería ser una relación flúida y armoniosa:
  1. La nota tiene como cabecera "Reducción de precios en beneficio de los consumidores". Esto no siempre es cierto. En casos como este el beneficio es más para el productor pues limpia en algo su imagen luego que durante todo el año anterior haya mantenido su precio sin variación a pesar de las conocidas bajas de cotización internacional.
  2. Adicionalmente, pensemos cómo titularía otra Nota cuando tenga que informar que subió el precio ¿"en perjuicio de los consumidores"? Seguro que ya no publicaría el alza y con eso se convierte en una empresa poco transparente al informar sólo cuando baja y no cuando sube.
    No puede Pluspetrol señalar que su baja de precio beneficia a los consumidores finales por cuanto no los atiende directamente sino principalmente a través de plantas envasadoras.
  3. Tampoco un productor puede abundar en su nota señalando que la baja del precio representa entre 0.40 y 0.70 Nuevos Soles por Balón de 10 Kgs (1 USD=3.194 PEN), porque él no sabe si los otros elementos de la cadena aplicarán también una disminución (de por sí sumamente pequeña) y que podría más bien compensar la elevación de precios del Diesel 2 (4.8% en USD), del agua industrial (30.2% en USD) o el aumento del costo del sobregiro en moneda nacional (pasó de 40.5 a 45.4% de enero 2006 a enero 2007) o la elevación de la tasa activa preferencial bancaria (pasó de 5.7 a 6.1% el último año).
  4. Hablar además de un rango de baja de precios al público hace suponer que el supuesto usado para dar tal información ha sido que la baja del productor se transfiere íntegramente al consumidor, con lo que en este caso tal diferencial sólo podría darse por variaciones en los descuentos que aplica a su precio de lista y éstas como se ve son notables y le ocasionará problemas con sus compradores.
  5. La Nota habla de una reducción de sus "precios de lista". Siembra la duda entre sus clientes sobre cual será el trato de los descuentos que podrían estar recibiendo y la especulación sobre que estos podrían ser modificados o eliminados. Hablar comercialmente de los "precios de lista" es, disculpen la expresión, un saludo a la bandera.
  6. La Nota reproducida por los principales medios nacionales incurre en inexactitud al señalar que la baja de precios "como es usual" acompaña a la variación de la paridad de exportación del GLP. Nada más inusual en una empresa que ha mantenido fijo su precio de lista durante el último año a pesar de las variaciones significativas y permanentes del mercado. Es inexacto también que se refiera a que acompaña a la paridad de exportación cuando su precio ha estado mayoritariamente por encima del marcador Mont Belvieu a lo largo del año con un promedio de 24 USD/TM
  7. La misma nota de Pluspetrol coloca comentarios como provenientes de su propio Gerente Comercial, estrategia que es buena para así no cargar cualquier desatino a la gerencia general pero que no lo deja muy bien ante sus propios clientes con quienes debería más bien ser su aliado o como decimos ahora, su socio




lunes, 12 de febrero de 2007

No puede haber acuerdo contra la Constitución, Sr. Ministro

Si aceptamos como cierta la información que nos trae hoy lunes el diario La República, tenemos que decirle al Sr. Ministro de Energía y Minas, Arq. Juan Valdivia, que el problema de mantener una comercialización eficiente de GLP como la que tenemos no es una cuestión de acuerdos entre envasadoras.

Señala el diario en mención que “Gobierno intervendrá si envasadores no se ponen de acuerdo en parque común para cilindros de Kilos, anuncia MEM”; añade “…el MEM, por intermedio de la Dirección General de Hidrocarburos y en diálogo con los envasadores, decidió la creación de un fondo común para los balones de GLP en libras … En este punto si se han puesto de acuerdo, por eso el MEM lo anunciará la semana entrante …” (se refiere a un parque común temporal en Libras que forma parte de una propuesta integral de la Asociación Gas LP Perú y que como tal no puede ser tomado en forma aislada).

Verdaderamente que se nos ponen los pelos de punta sobre cual podría ser el anuncio del Ministerio de Energía y Minas si, como leemos, la actuación del Estado y su Gobierno dependen de que los envasadores de GLP se pongan de acuerdo. Esto además va en línea con declaraciones de otros funcionarios del Sector que señalan que las normas que el Ministerio de Energía y Minas no van a ser del “gusto de todos” .

El Ministerio de Energía y Minas es el órgano normativo en el caso del GLP, y en ningún caso puede delegar esa responsabilidad a acuerdos entre envasadoras. Sino imaginemos cuantas fallas de mercado se podrían derivar de estos acuerdos que contarían con el aval del Gobierno, sólo porque se produce el ansiado acuerdo.

El Ministerio debe basar su accionar en la aplicación de criterios técnicos, en la investigación sobre la casuística internacional, en la búsqueda del bien común y en el irrestricto respeto a la Constitución y las leyes que garantizan en el Perú el respeto a la propiedad, la promoción de la inversión privada y la libre actividad empresarial. Adicionalmente la búsqueda del mantenimiento de la seguridad y confort del consumidor deben ser criterios que orienten su labor. Para no hablar de una innecesaria intervención en un asunto como el negocio del GLP que es una actividad que viene siendo desarrollada por privados, sin subsidios, en libre competencia y lo que es mejor aún, sin ningún reclamo por insatisfacción de los consumidores. Aquí los únicos que arman el bochinche son un muy pequeño sector del mercado que abusando de la aparente falta de autoridad pretenden ganar a río revuelto.

La posición ministerial, dentro de este marco, no puede estar sujeta a que no se desprenda “ruido político” por tal o cual decisión. Si bien es cierto el esfuerzo de convocar a las envasadoras al diálogo es digno de aplauso, esta convocatoria debe efectuarse con una “autoridad” que realmente cumpla su rol de autoridad, valga la redundancia, y ponga sobre la mesa criterios que bajo ningún punto de vista pueden ser sujetos de negociación.

Según estos criterios no puede aceptarse en el diálogo que algún agente del mercado declare que como la legislación vigente va contra sus intereses (o cualquier otra leguleyesca interpretación intencionada), él no la cumple. Tampoco valdría tener en cuenta la posición de agentes que se niegan a la fiscalización del organismo regulador impidiendo su accionar al cerrarle las puertas de sus instalaciones o que rechacen la labor de la SUNAT en la revisión de sus obligaciones con el Estado. Hacer lo contrario y permitir el abuso y la intransigencia solo denotan una debilidad que es perjudicial para todos los consumidores y que hacen que la convocatoria se convierta en un diálogo de sordos.

Si la Constitución, las Leyes y el propio Ministerio de Energía y Minas a través del Reglamento de Comercialización indican que en nuestro país se respeta la propiedad como un valor fundamental de nuestra civilización y garantía para la inversión tanto nacional como extranjera, no puede admitirse que el responsable político del Sector declare que las envasadoras deben ponerse de acuerdo para que en adelante, cualquier envasadora pueda usar los cilindros de propiedad de terceros en sus actividades comerciales (parque común o comunista como yo lo llamo). En la medida que no existe propiedad sin exclusividad, lo que se haría de establecerse un parque común en Kilogramos sería una expropiación de hecho de los cilindros de GLP en Kilogramos. Y creemos que nadie, en su sano juicio en nuestro país, este pensando en la expropiación como medida política.

Recordemos que el Art. 70º de la Constitución señala que el derecho de propiedad es inviolable y que el Estado lo garantiza y que a nadie puede privarse de su propiedad sino, exclusivamente, por causa de seguridad nacional o necesidad pública, declarada por ley, y previo pago en efectivo de indemnización justipreciada que incluya compensación por el eventual perjuicio. Como resulta evidente, la expropiación de balones para crear un parque común no se encuentra en ninguno de estos supuestos.

Por eso resulta urgente y necesario que el Sr. Ministro corrija sus declaraciones y ratifique el respeto de su Gobierno al cumplimiento irrestricto de la Constitución, sin la más mínima duda ni tampoco buscando acuerdos en puntos donde no los puede haber, y que más bien sus declaraciones contribuyen a una inestabilidad enorme para la inversión.

Recordemos que, anualmente, sólo por incremento de las ventas de GLP (sin contar la renovación por deterioro), se deben incorporar al mercado medio millón de balones de GLP adicionales, una inversión fresca de cerca de 10 millones de dólares anuales que, en el supuesto de un inconstitucional parque común tendría que ser trasladada a los propios consumidores pues nadie va a invertir en aquello que no puede usar en exclusividad y no por las envasadoras como debería ser. La dinámica del crecimiento del mercado ha hecho que las envasadoras privadas tengan que invertir para mantener un buen servicio a los consumidores y si algunos agentes privados no pueden hacerlo es el propio mercado el que los elimina y no pueden cargarles a todos los consumidores los efectos de una expropiación para suplir su incapacidad comercial.

lunes, 5 de febrero de 2007

El balón comunista para el GLP

Cuando pensábamos que por fin la sensatez y el sentido común imperaban en la promoción de inversiones para sostener el crecimiento de la comercialización de GLP, vuelve a ponerse en discusión en nuestro país el asunto del parque común de balones de GLP.

En un mercado que ha crecido un sorprendente 10.3 % el año 2006 preocupa seriamente que, cual muñeca vudú, unas pocas envasadoras que no representan ni el 5% de las operaciones quieran resucitar el parque común, universal o comunitario (comunista lo llamo yo), de balones de GLP.

El parque común significa que el responsable del balón aparece pintado con marca y color, y/o en la boleta de compra en cada ocasión que se carga el mismo. Si bien es cierto disminuye los requerimientos de inversión de las envasadoras, tiene la desventaja de que no responsabiliza al envasador respecto de toda la vida útil del envase que incorporó al mercado. No se estimula el óptimo mantenimiento en el parque de envases y, en caso de siniestro, no hay certezas en la asignación de responsabilidades. Si explota un balón es muy difícil saber por la etiqueta (que obviamente no va a sobrevivir al siniestro), de quien es la responsabilidad por la mala calidad en el mantenimiento del mismo. Como los balones son de todos no existe ningún incentivo para la inversión en balones.

De esta manera, el parque común requiere para funcionar que se cree algún fondo de reposición, pues las envasadoras no van a invertir, sino tienen junto con la propiedad del balón los derechos que le confiere la misma, el principal de los cuales es lógicamente que otra envasadora, lo utilice para poner su color y marca sin haber invertido un céntimo. No hay otra forma que funcione. Y ojo que se requieren balones no sólo para reponer sino para cubrir las necesidades de crecimiento del mercado.

Y bueno ¿Quién paga el fondo para reponer balones?

Pues el consumidor. Si antes la inversión era hecha por la envasadora, en el parque común debe ser el mismo consumidor el que compre su propio balón. En el sistema actual, no es necesario que el usuario compre su balón pues lo puede tener a precios mucho menores o a título de préstamo gratis de las envasadoras que compiten por su preferencia. De aquí surgen teorías complejas para echar a andar el fondo de reposición sobre cuanto cobrar al consumidor en cada carga, como deben desembolsar los aportes las envasadoras, quien administra los fondos, quien compra los balones, a quien y con que sistema se compra, quien los retira del mercado, etc. Todo esto que hasta ahora es efectuado por privados en competencia se sugiere ahora que sea función del OSINERGMIN, del Ministerio de Energía y Minas, de la Defensoría del Pueblo, de las asociaciones de consumidores, etc., atentando contra la libertad de empresa


¿Y el mantenimiento?

En el parque común no existe el mantenimiento de cilindros de parte de las envasadoras. Se trata de deshacerse del balón lo antes posible. Ninguna envasadora se sentirá obligada a dar mantenimiento a un balón que no es de su propiedad, que no pone en riesgo su imagen y que más bien hay que hacer que se deteriore lo más rápidamente posible para que el Fondo lo reponga, a costillas del consumidor.

Para solucionar este problema entonces se sugiere (increíble), que el OSINERGMIN o empresas autorizadas por él se encarguen del mantenimiento universal. Pero ¿y cómo lo hace? Pues con dinero del consumidor que a través del mismo Fondo hará el mantenimiento.
Y para evitarse la inversión no contentas con proponer el fondo de reposición, además, estas pequeñas envasadoras proponen que los balones adquiridos por otras envasadoras que si han invertido en el negocio sean expropiados. Otra cosa no es sino hacer parque común con la inversión de otros. Saben que la propuesta es anticonstitucional pero insisten en la propuesta sólo por dilatar la real solución de sus problemas que es la incapacidad de inversión.


En la campaña de confusión no ha bastado con que asusten al ama de casa diciéndole que les van a quitar los balones de su propiedad; otra de estas envasadoras advierte a través de panfletos que el Ministerio de Energía y Minas les va a “expropiar” sus balones a las amas de casa y que las transnacionales quieren que desaparezcan del mercado para subir los precios. ¿Tan “caídos del palto” nos creen?

Y lo que es peor, atentan increíblemente contra su propio negocio y contra la tranquilidad de sus clientes al mentir deliberadamente sobre la calidad de los balones en el mercado. Dicen que tienen 40 años y la verdad es que 2/3 del parque tiene menos de 13 años de uso y que han sido adquiridos por la iniciativa privada. Proclaman que el parque es heterogéneo cuando no hay nada más homogéneo pues se cuenta con una Norma Técnica de Fabricación aprobada por el INDECOPI. Alarman con irresponsabilidad diciendo que nuestro parque de cilindros “es uno de los más inseguros de América” y que “el 80% de los balones de gas que están en el mercado presentan defectos de fabricación y son peligrosos”. Y esta mentira se la ponen por escrito hasta al Presidente del Consejo de Ministros.

En el mundo del GLP existen dos grandes sistemas para abordar la seguridad de los balones. Uno es el que antes hemos comentado y que fue el vigente en nuestro país hasta el año 1993 con nefastos resultados y el otro es el de identificación marcaria en el envase (en alto relieve y en las dos caras opuestas). El sistema marcario señala claramente al responsable durante toda la vida útil del balón. Tiene como atributo favorable el asignar inequívocamente las responsabilidades del envasador en caso de siniestros. De esta manera las empresas responsables pueden implementar políticas de calidad y seguridad, asociando su imagen de marca al estado y presentación del envase que introdujeron al mercado, diferenciándose de las que compiten únicamente por precio, tendiendo a transformar el GLP de un “commodity” en un servicio de alta calidad. Incentiva la inversión en renovación y mantenimiento de envases. Adicionalmente permite el cambio de proveedor a través de los centros de canje (en el parque común no existen los centros de canje pues no es necesario canjear cilindros entre propietarios).

En Colombia (Comisión de Regulación de Energía y Gas - CREG), se auditó el año 2005 el sistema de parque comunitario encontrándose que el 79.24% de los envases no estaban en condiciones de servicio, presentando un alto riesgo para la población. La CREG señala que entre las ventajas del sistema marcario se encuentran la facilidad de identificación para el usuario, el fácil control de la calidad y seguridad, la mejora de la competencia por la calidad del servicio, el ingreso de nuevos agentes al mercado con identificación propia y el incentivo a la formalización del sector al no existir la venta indiscriminada de cilindros sin identificación del prestador del servicio (Reposición y Mantenimiento de Cilindros y Tanques Estacionarios – Abril 2002). En Brasil, luego e utilizar inicialmente el sistema de parque comunitario se volvió al sistema de aseguramiento de la responsabilidad por medio de la marca por la gran cantidad de siniestros derivados del progresivo deterioro de los envases.

Estamos seguros que la experiencia internacional y los argumentos técnicos mundiales tendrán en nuestro país primacía sobre el bochinche y la amenaza destemplada, garantizándose un no retorno al pasado.