sábado, 1 de septiembre de 2012

¿Yo señor? No señor … El Gran Bonetón de la regulación de precios de los combustibles en el Perú

Osinergmin, el organismo regulador del sector Energía y Minas señala en los considerandos de su Resolución N°055-2012-OS/GART del 29-08-12, poniéndose el bonete amarillo “Que, mediante el Decreto de Urgencia N°010-2004 …se creó el Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles Derivados del Petróleo … como un fondo intangible destinado a evitar que la alta volatilidad de los precios del petróleo crudo y sus derivados se traslade a los consumidores nacionales”. Declaración impersonal, que pretende eludir su propia responsabilidad. Es más, la Resolución ni siquiera es de su Consejo Directivo, sino de la Gerencia Adjunta de Regulación Tarifaria, nivel inferior al que se ha delegado la responsabilidad de “publicar … la actualización de la Banda y fijar los nuevos Márgenes Comerciales”.
Por su parte el Ministerio de Energía y Minas contesta mediante un Informe sin número y sin firmas formales de aprobación de un documento público con sólo las siglas “pdiaz” y unos sellos, poniéndose el bonete rojo “Teniendo en cuanta las Bandas de Precios y los Márgenes Comerciales de todos los combustibles establecidos mediante Resolución…OSINERGMIN”. Esto es “yo no fui”.
Nuevamente, cogiendo el bonete amarillo y seguramente aconsejado por sus abogados, OSINERGMIN se cuida de señalar, conforme hace en su reciente nota de prensa[1] que Cabe señalar que los agentes que comercializan combustibles son libres de establecer sus precios de venta y los mismos no están sujetos a la fiscalización de Osinergmin”. Llamar “agentes que comercializan combustibles” sin señalar cuáles son estos, parecería estar excluyendo a los que “producen” combustibles, sujetos a los beneficios de recibir subsidios estatales. Además decir que no están sujetos a su fiscalización y hacer un show mediático visitando estaciones de servicio para ver sus precios, no van de la mano.
El Ministerio de Energía y Minas no comenta en su Web absolutamente nada, pues esta vez se trata de posibles aumentos de precios de las gasolinas y el diesel, pero se pone el bonete rojo y dice a través de su ya mencionado Informe “En cumplimiento de lo establecido en el Decreto de Urgencia N°010-2004 … así como lo establecido en el Decreto de Urgencia N°005-2012" Nuevamente “yo no fui” “yo solo aplico la ley
A pesar de OSINERGMIN confesar su no responsabilidad en los precios finales al público no puede dejar la tentación de ganarse algunas indulgencias al señalar oficialmente que A nivel del precio final de venta al público, tras la actualización de la banda de precios se espera que los precios del Gas Licuado de Petróleo (GLP) envasado en balones se reduzcan en aproximadamente 1.5%, lo que representaría una rebaja de S/. 0,50 por balón de 10 kg.” No lo entiendo, si el regulador dice que no tiene nada que ver con los efectos derivados de la modificación de las bandas de precios, ¿a que viene hablar de reducciones en los precios al público?
Otra vez OSINERGMIN replica, con su bonete amarillo “Es importante mencionar que la actualización de la banda de precios de combustibles que realiza Osinergmin no es una regulación de los precios de venta al público, (así con negritas incluidas), sino un mecanismo que utiliza el Estado para controlar la volatilidad de precios del mercado internacional a nivel mayorista. La banda de precios sirve de base para que cada refinería e importador establezca sus precios de acuerdo al libre mercado”. Esta es, a no dudarlo, una declaración que más refleja el síndrome de Pilato (Pontius Pilatus),  de lavarse las manos. No es responsable decir que no es una regulación de precios cuando a la vez a través de sus bandas de precios pone precios máximos (límites superiores) a los precios de las refinerías y productores”. Increíblemente, dentro de este intríngulis legalista, también se establecen precios mínimos, pero aún así el regulador dice que no regula. Además, conocida como es la estructura oligopólica de la oferta de hidrocarburos en el Perú ¿a qué viene hablar de libre mercado?
Pero, no sólo esto es lo que irregularmente se da en nuestro país, pues tanto el Osinergmin fijan los precios mínimos y máximos que regirán en el mercado como que además y aunque parezca increíble, establecen los “márgenes comerciales”, es decir, cuanto puede ganar un productor en su relación con  los mayoristas. O sea, en adición a concederle precios de paridad de importación (que ya incluyen los niveles de ganancia de los productores internacionales), les vuelve a aprobar más ganancias para que las trasladen a su cadena de distribuidores mayoristas. Y así, se niega a sí mismo al declarar a la población que no regula precios, cuando permite a los productores cargar 0.19 Nuevos Soles por Galón para que mantengan su distribución mayorista.
A pesar de este peloteo, gran bonetón y lavado de manos los medios recogen como debe ser cual es la función que se atribuye al Osinergmin cuando, por ejemplo, uno de sus más importantes representantes titula “Osinergmin disminuyó en S/.0,50 el precio del balón doméstico de GLP - Tras ajustar la banda de precios de combustibles, el regulador estatal elevó en la misma proporción el costo del diesel[2]
Ya pasó más de un año de este nuevo gobierno de la “gran transformación” y no se ha producido ninguna transformación seria que retorne al sistema de precios libres, y la maraña de decretos, resoluciones e informes que se continúan emitiendo sólo han buscado “cubrirse las espaldas” unos a otros, pasar el bonete entre quienes intervienen en este desorden, aprobando los montos multimillonarios con que se subsidia a los productores. Y todo esto ante la complacencia del Congreso de la República que ve pasar decreto de urgencia tras decreto de urgencia sin respetar la Ley Orgánica de Hidrocarburos en ya casi 8 años de vigencia del Fondo de Estabilización.
Publicar un comentario