domingo, 16 de septiembre de 2012

Alumbramiento con fórceps de Petroperú en la exploración petrolera


Nota
: Versión larga de comentario publicado en el Diario GESTION del 13-09-2012

La presidenta de Perupetro S.A.  dio a conocer a los medios de prensa que Petroperú S.A. participará en forma forzosa en los próximos concursos por lotes donde se podría realizar exploración y explotación de hidrocarburos. En estos concursos ganarán las empresas que ofrezcan la mayor participación a Petroperú S.A., más regalías y más inversiones en su programa mínimo de trabajo.

El Plan de Gobierno llamado de la “Gran Transformación” del partido de gobierno había ofrecido en la campaña electoral un nuevo régimen de contratación en la exploración y explotación petrolera, por el cual el Estado, a través de Petroperú S.A., contrataría los servicios de empresas privadas, las que recibirían una retribución por los servicios prestados. Sin embargo  la transformación de la promesa electoral es evidente pues, de una propuesta de contratos de servicios petroleros que garantizan la propiedad del petróleo y gas obtenidos para el Estado que paga por el servicio prestado, se pasa a una fórmula que se plantea oficialmente como un nuevo régimen, distinta a la ofrecida y que por arte de magia satisface a todos; a las comunidades nativas que se cree no pondrían ninguna traba a “la petro”, al cobro de regalías, al pago de impuestos y a los programas de inversión. Por supuesto que, como “del mismo cuero salen las correas” en Economía no existen estas milagrosas fórmulas, los potenciales inversionistas, al formular sus propuestas concursales deberán combinarlas buscando un óptimo de utilidades que, indudablemente sacrificará alguno de los factores; es decir, si potencia su asociación con Petroperú S.A., deberá minimizar el pago de regalías, con lo que se beneficia la empresa estatal pero se perjudica a las localidades de donde se extraería el recurso y se pagarían menos impuestos.

Por otro lado, no debemos dejar de tener en cuenta que la exploración petrolera es una operación de alto riesgo, sobre todo en lotes en los que no se ha realizado anteriormente perforación de pozos. En Co-lombia, por ejemplo se registra que solo 1 de cada 7 pozos han resultado exitosos.

En su reciente mensaje a la Nación, el Presidente de la República había anunciado que “Petroperú  participará en la explotación de los lotes petroleros que se sacarán a licitación a través de Perupetro, tanto en aquellos contratos que están venciendo, como en los nuevos lotes por licitar”; no se refirió a contratos de exploración. Si lo que se pretende es decir que con la nueva propuesta de contratos se evita al Estado asumir riesgos económicos debería decirse también que introducir a la fuerza la participación de Petroperú tiene acarreados costos que se traducirán necesariamente en menores regalías e impuestos; amen de un importante cambio en las reglas de juego vigentes.

Por otro lado, llama la atención que quienes defienden a ultranza el reforzamiento de la participación estatal en el Perú no mencionen que en el país vecino, la República de Colombia, con quien competimos para atraer inversión petrolera de riesgo se haya abolido el sistema de contratos de asociación en los que Ecopetrol se asociaba con otras compañías petroleras y que estuvo vigente por más de 30 años sin mayor éxito (más de 850 millones de USD de inversión no exitosa), y que en la actualidad se haya descartado la participación de la empresa pública Ecopetrol, que ahora deberá competir como un empresario privado más. Colombia ha optado por un sistema que combina regalías e impuestos otorgando el 100% de la producción para los contratistas, garantizando el cobro de 30% sobre las ganancias extraordinarias y reforzando el aporte para innovación tecnológica. Claro que no es sencillo elaborar un modelo óptimo de contratación y cada país tiene sus propias particularidades y riesgos, pero Perupetro S.A. está obligada a señalar cuáles son los beneficios y riesgos de las modificaciones anunciadas. Aquí cabría que aplicar a la inversión de riesgo por la que competimos, el eslogan publicitario colombiano “El riesgo es que te quieras quedar”.

Publicar un comentario