miércoles, 23 de febrero de 2011

Seguimos congelando el GLP en el Perú

Funcionarios del OSINERGMIN se presentaron ante los medios, con inacostumbrada anticipación, para señalar que como los precios de los combustibles tienen un atraso de entre 4 y 6% con relación a la paridad internacional, a partir del 24 de febrero se elevará la banda del Fondo de Estabilización de Precios de los Hidrocarburos (FEPHC), para acercarnos a los precios de paridad internacionales. Hablando en cristiano, de acuerdo con el oráculo de nuestro organismo regulador, OSINERGMIN, las refinerías incrementarían, como que dos y dos son cuatro, sus precios al mercado local, con el aval del regulador. Si se quiere evitar esto, el Fisco deberá aportar más aún al FEPHC o eliminar/reducir el Impuesto Selectivo al Consumo (ISC), en adición a la reducción ya aprobada de un punto del Impuesto General a las Ventas (IGV) (1)

En el caso del GLP, éste no tiene ISC que eliminar pues no lo paga desde hace 6 años. El efecto teórico de la reducción del IGV en el precio al consumidor es de 0.30 Nuevos Soles por balón de 10 Kg. Señalo teórico porque los precios en este nivel se mueven en forma discreta (no continua), de 0.50 en 0.50 Nuevos Soles. O sea que “no pasa nada”.

Para colmo, el regulador insiste en que es un tema de alta volatilidad y no de una certificada tendencia de aumentos de los precios como todos sabemos. La volatilidad la podríamos curar con más aspirina pero para la tendencia no hay más cura que reconocer la naturaleza del problema y asumir el costo político que significa decirle la verdad al consumidor peruano y no seguir inyectándole analgésicos en una grave gangrena. Mantener los precios como si no pasara nada o que estamos blindados contra la crisis sólo implica un subsidio indiscriminado que beneficia al que no lo necesita.

Con los precios del GLP veamos que ha sucedido en Chile, frecuentemente usado para mantener el paradigma de que sus precios son más baratos que los peruanos.

Desde el 15-09-2004 se implementó en nuestro país el Fondo de Estabilización de Precios de los Hidrocarburos. Hasta ese momento los precios en el Perú y Chile eran muy semejantes, siendo los peruanos generalmente más bajos. Como puede observarse en el gráfico, es a partir del año 2005 que el precio en nuestro país es afectado a la baja por la incorporación del subsidio al GLP y por la introducción del Gas de Camisea con precios menores, distanciándose nuestro precio del vigente en Chile en una brecha que llegó a ser de hasta 7.6 US$ más caro el GLP chileno que el peruano (mayo 2008).



Los diferentes manejos del precio del GLP entre Perú y Chile muestran que el consumidor chileno absorbió alzas de 5.43 US$ (38.7%) en el período mayo 2007/mayo 2008, mientras que nuestro consumidor peruano en el mismo período absorbió un alza de 1.43 US$ (13.7%). Por el contrario cuando los precios bajaron en Chile 6.94 US$, en el Perú apenas lo hicieron en 1.42 US$ (mayo 2008/enero 2009). Este mecanismo es causa de la permanente protesta popular aprovechada para mantener banderas extremistas que denuncian que cuando el GLP baja en el mundo, en el Perú no baja y que tenemos el GLP más caro de Latinoamérica. Una percepción anti popular y que creo podría eliminarse con un trato más sincero de los precios.

En enero 2011 un balón de 10 Kgs de GLP se comercializó en Santiago de Chile en 18.16 US$ (2) aplicando el mecanismo de paridad de importación. Mientras tanto en nuestro país en que aplicamos la paridad de exportación le costó al consumidor 12.69 US$. Es decir, el consumidor chileno paga actualmente 5.47 US$ ó 43.1% más que el peruano. No es cierto pues que un balón cueste la mitad en Chile.

Podría decirse que esto se debe al FEPHC, y en parte es cierto pues compensó a los productores peruanos en promedio con 2.18 US$ por balón en enero 2011. El monto del subsidio es importante y el Estado ha venido absorbiéndolo con enorme temor a la protesta, más mediática que verdadera, total, un subsidio de 18 millones de dólares mensuales no es gran cosa cuando nos sobran ingresos fiscales. Sin embargo, el subsidio no se dirige a los más necesitados y además beneficia al decil más elevado de la población. ¿Qué tal si lo dirigimos más bien a sustituir el consumo de leña en 2 millones de hogares (3) que sufren los efectos de la cocina con leña?



(1) Baja de 19 a 18% a partir del 01-03-11
(2) Precio medio en la Región Metropolitana de Chile para el GLP corriente de 8,945 Pesos Chilenos con un cambio de 492.46 Pesos/US $http://www.cne.cl/cnewww/opencms/06_Estadisticas/energia/Hidrocarburos.html
(3) De acuerdo con el Censo del año 2007 un total de 2´036,901 hogares peruanos con 8´536,771 habitantes cocinan sus alimentos con leña.
Publicar un comentario