domingo, 3 de abril de 2011

Se comen baja del IGV en el GLP

Como era previsible, la reducción de 19 a 18% de la tasa del Impuesto General a las Ventas no se ha reflejado en una baja en el precio al consumidor del balón de GLP. La Ley N°29666, vigente desde el 01-03-2011, dispuso bajar en un punto este gravamen para que, según nuestro Ministro de Economía y Finanzas, se permita a las familias peruanas “contar con más ingresos para afrontar el aumento en el precio de algunos alimentos”.

Apenas una casi nula disminución de 0.03 Nuevos Soles (0.1%) en el precio promedio por balón de 10 Kgs. en marzo 2011, mes en que se aplicó la reducción del IGV, es lo que reporta el INEI cuando debió esperarse por lo menos una disminución de 0.30 Nuevos Soles. Si, como sabemos, el precio del productor (Petroperú S.A.) se mantuvo sin variación y se aplicó la baja del IGV, es lógico pensar que el canal comercial se quedó con los menores costos.

De mi tediosa búsqueda en las 36 páginas del “Facilito” del OSINERGMIN (que no hace nada facilito aprovechar su data para el análisis), no he encontrado en Lima ningún punto de venta de GLP que haya bajado su precio en el mes de marzo; todo lo contrario muchos han incrementado sus precios y otros han reportado el mismo precio para que aparezca como que han hecho una modificación en el mes.

Pudiera señalarse que esto obedece a que la reducción esperada ha sido de 0.30 Nuevos Soles y todos los precios del balón de GLP al consumidor se incrementan o disminuyen en tramos de 0.50 Nuevos Soles.

Sin embargo debe señalarse que igualmente muchos otros costos de la cadena comercial, en adición a la baja del productor, han recibido bajas en sus costos como la energía eléctrica, el servicio telefónico, el combustible (siempre que sea negociado pues de lo contrario tampoco ha bajado en las estaciones de servicio), repuestos, servicios de mantenimiento, costos de seguridad, etc.

Preocupa el desinterés de la cadena comercial en apoyar medidas como la baja del IGV, lo cual finalmente genera una mayor demanda y superiores utilidades. Creo que están privilegiando el corto plazo y la ganancia inmediata posponiendo la promoción del mercado y dando pie a las propuestas controlistas. Culpa del Gobierno también por no haber acompañado esta medida de un manejo publicitario de invocación a la baja en el punto final y de no haber dado un período por lo menos de un mes para despejar las dudas tributarias del comercio. La vigencia se dio a los ocho días de la publicación de la Ley lo que considero insuficiente.

Publicar un comentario