lunes, 12 de diciembre de 2011

Nuevo Ministro de Energía y Minas

El Perú amaneció hoy con nuevo Ministro de Energía y Minas luego de la juramentación del Ing. Mecánico Jorge Humberto Merino Tafur ayer domingo. Culminó así la gestión del también Ing. Mecánico Carlos Herrera Descalzi, gestión de apenas 135 días que como es lógico no permite un desarrollo pleno de las ideas que pudo haber tenido para implementar en tan importante sector de la economía peruana. Estoy seguro que jamás al aceptar el encargo pensó que este duraría tan poco ¿qué se puede hacer en 4 meses? De seguro que si un profesional de la categoría del ex Ministro acepta el encargo es porque tiene por descontado que tendrá un mínimo de tiempo para planificar un buen trabajo en un sector que incluso carece de un Plan serio. Quizá por ello es que se anunciaron grandes proyectos que toman varios años y que no llegarán a ser siquiera formalmente presentados a nivel de proyecto en tan corta gestión. Por ello el tránsito de una política confrontacional y amenazante basada en la creencia del poder atemporal al silencio sepulcral de la última semana como epílogo de la crónica de una muerte anunciada.



Energía y Minas es un sector especialmente difícil, en el que quizá lo más recomendable sería tener dos Ministros, uno de Energía y otro de Minería. Si se trata de buscar tecnócratas en el sector es muy difícil que contemos con profesionales que dominen de hidrocarburos, de electricidad y minería; Que se hayan desempeñado tanto en el sector público como en el sector privado con efectividad; Que excedan la experiencia docente y hayan tenido a su cargo la dirección de empresas y proyectos. A lo sumo se domina un subsector y se conoce otro; es entonces en que se confía en la labor de los vice ministros de energía y minería para cubrir las carencias de formación aunque generalmente se cree que son cargos de confianza y entonces se maneja la energía con profesionales de la misma carrera y experiencia que el Ministro, craso error.



En muchas ocasiones hemos tenido muestras de este difícil manejo cuando especialistas en electricidad asumieron el Ministerio o especialistas en Minería lo hicieron. Siempre va a quedar coja esta mesa de tres patas. Lamentablemente para quienes estamos más cerca del sub sector hidrocarburos, hace más de 7 años que no contamos con profesionales del área en la conducción del Ministerio.


Esta vez el Presidente se anima por un profesional reconocido en el sector minero que esperamos pueda contar con apoyos de primer nivel en los sub sectores de hidrocarburos y electricidad que sean fundamentalmente técnicos pero con preocupación social demostrada.
Se da por descontado, por ser la costumbre en el aparato público, que los Vice Ministros que acompañaron al Ministro renunciante hayan puesto sus cargos a disposición del nuevo Ministro y que éste se dé el tiempo suficiente para armar su equipo. Lo mismo se espera de los responsables de las empresas estatales del sector y de sus directorios. Ética la llaman.
Quedan 30 días para que el nuevo Ministro pueda desarrollar una presentación adecuada ante el Congreso y que separe las medidas de emergencia, de coyuntura, de aquellas que son de mediano plazo.


El país requiere en esta etapa de logros en el corto plazo; nadie, ni el propio nuevo Ministro sabe cuánto puede durar su labor y tiene que tener aciertos. Tampoco los peruanos estamos con el suficiente aguante como para que se nos siga meciendo. Hay que retomar la seriedad en lo que se anuncia a la prensa y aterrizar en propuestas realistas que no posterguen la atención de las ofertas electorales para las calendas griegas. Ya molestan y causan inestabilidad los anuncios efectistas en que se ofrece liderar cerca de una docena de grandes proyectos a la vez sin contarse con recursos humanos, técnicos ni económicos para su ejecución.
Publicar un comentario