domingo, 5 de junio de 2011

¿Adiós al bono de chatarreo?

Como tantas otras cosas que suceden en nuestro hermoso país, se han cumplido ya 3 años y 5 meses desde que el gobierno del Dr. Alan García Pérez promulgó el D.S. N°213-2007-EF que, como se recuerda, era un incentivo para que los propietarios de automóviles diésel entreguen sus vehículos a centros autorizados por el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) para adquirir otros que funcionen a gas natural. Así se anunció oficialmente, creándose el “Régimen Temporal para la Renovación del Parque Automotor de Vehículos Diesel”. Igualmente se señaló que el financiamiento de este incentivo económico correría a cargo de los presupuestos institucionales de los Ministerios de Transportes y Comunicaciones y Energía y Minas. Se señaló también que el bono de chatarreo sería equivalente al “precio de mercado de vehículos diesel de más de diez (diez) años de antigüedad

Las críticas más importantes al dispositivo legal fueron que debería promoverse el consumo de gas como una verdadera política de estado por la abundancia que tenemos de GNV y de GLP y no sólo del gas natural como planteaba el D.S. y que no era un gran incentivo promover el chatarreo de vehículos categoría M1 (de hasta 8 personas excluido el conductor), a diesel, casi inexistentes en un mercado que principalmente usa gasolina. El Art. 3° del D.S. señalaba “Podrán acogerse voluntariamente a LA RENOVACION las personas naturales o jurídicas que acrediten ser propietarias de un vehículo de categoría M1 que utilice combustible diesel…” El Art. 4° de este Decreto Supremo dice que “Para acogerse a LA RENOVACION los vehículos diesel deberán ingresar a los centros de chatarreo…”

Ahora, el 02-06-2011 se publica el D.S. N°023-2011-MTC que modifica la anteriormente llamada RENOVACION y ahora la llama PROGRAMA.

En el nuevo dispositivo se insiste en considerar sólo la categoría M1, aunque esta vez no se circunscribe únicamente a los operados por diesel sino que se amplía a los que tienen encendido por comprensión (diesel y otros) y chispa (gasolinas).

Anteriormente se consideraban, en la práctica vehículos de más de 10 años de antigüedad, situación que ahora ha pasado lamentablemente a incrementarse hasta los 15 años de fabricación como mínimo. Tercamente se ha insistido en que los vehículos nuevos a adquirir, en reemplazo de los chatarreados, sean a gas natural vehicular.

No se señala en este Decreto Supremo el monto del bono de chatarreo y peor aún, se señala sólo potencialmente que “los propietarios de aquellos vehículos… podrán recibir un incentivo económico” y se restringe los fondos para su ejecución a sólo el Ministerio de Transportes y Comunicaciones que se vuelve propietario de los derechos por la venta de chatarra y por los certificados de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. Tremendo problema será por supuesto para el Ministerio tener que encontrar un monto que no signifique costo para el estado y se pague sólo con los bonos de carbono y la venta de chatarra.

El nuevo D.S. no señala la anulación del anterior y, por supuesto, no existe presupuesto para este fin.

Publicar un comentario