domingo, 1 de abril de 2012

Faraones pondrían planta envasadora de GLP en La Convención

El diario oficial El Peruano[1] refiriéndose a declaraciones del Sr. Presidente de la República hechas el 29-03-2012 desde Quillabamba (Cusco) da cuenta de un nuevo ofrecimiento con respecto al precio del GLP “Señaló que a fines de mayo o principios de junio se concretaría la meta de entregar gas barato para Quillabamba y mencionó que la exigencia que ha hecho es que la reducción del precio de gas para el consumo debe ser de un nivel de 50 por ciento”.
Deben ser de los más mal intencionados quienes asesoran a nuestro Presidente para que, no contentos con haberlo llevado a ofrecer en la campaña electoral que bajaría el precio de este combustible envasado en balones de 10 Kgs a 12 Nuevos Soles, lo llevan ahora a hacerlo declarar que ha exigido a los técnicos de su entorno que bajen el precio a más o menos un 50% en 60 días. Anteriormente se había señalado que construir esta planta tomaría 2 años. Una innecesaria exposición al descrédito presidencial

En los locales de venta del Departamento del Cusco se comercializa hoy el balón de GLP (Facilito – OSINERGMIN), a un promedio ponderado de 35.30 Nuevos Soles, precio promedio incluso menor al calculado para Lima por el INEI en 35.46 Nuevos Soles (febrero 2011). En el caso de La Convención el precio promedio es de 36.67 Nuevos Soles. El precio mínimo en el departamento del Cusco se reporta en las provincias de Canchis y Cusco y se ubica en 32.00 Nuevos Soles. Todo esto para refutar las declaraciones del Presidente de Perupetro S.A. que se refiere a precios irreales muy superiores. Aquí funcionó el compromiso del sector privado de vender el GLP a precios iguales a los de Lima.

De esta manera la exigencia presidencial esta vez es porque se comercialice a 17.65 Nuevos Soles aproximadamente. Este precio debe cubrir el pago de la regalía que es el 40% del precio internacional, el 18% de IGV, el transporte terrestre Pisco/Cuzco, así como la inversión en balones de GLP, en camionetas para distribución y comisiones de los puntos de venta y en la propia planta de envasado, así como los costos de operación, administrativos, generales y financieros y hasta un margen de utilidad para la empresa petrolera del Estado. De lejos, antes de afinar los números, una operación a pérdida, conforme lo demostró el estudio encargado por el Ministerio de Energía y Minas.

El mismo 29, Petroperú S.A. emitió su Nota de Prensa, dando a conocer que construirá una planta de envasado de GLP en Quillabamba lo que permitirá a los pobladores de la Convención y gran parte de la región Cusco acceder al GLP “a un menor precio”. Se omitió aquí (como se omite también en la página Web de los discursos de la Presidencia de la República[2]), lo del compromiso presidencial de bajar el precio al 50%. Un menor precio no es lo mismo que reducir 50%.

Indica Petroperú S.A. que la planta tendrá una capacidad inicial de 300 barriles por día y despachará balones de 10 Kgs. La cifra señalada equivale a 2.5 miles de balones diarios.

La demanda total del período enero/febrero 2012 en todo el Departamento del Cuzco (13 provincias), es de apenas 1.3 miles de balones diarios de 10 Kgs y es que sólo el 18.2% de los hogares lo consume. Un preocupante 77.3% cocina con combustibles sólidos según el censo del año 2007. Pero esto no es todo.

Petroperú S.A. señala en su Nota de Prensa que llevará el GLP desde la planta de Pisco, conforme lo hacen actualmente sin que le cueste un céntimo a los peruanos dos plantas de envasado de inversionistas privados que tienen una capacidad de envasado de 6.5 miles de balones diarios de GLP, casi el triple de la inversión anunciada por la empresa estatal. Y si vamos un poco más allá, en la provincia de Juliaca (Puno), a 353 Kms del Cusco, el sector privado cuenta con tres plantas de envasado con capacidad de envasar 7.1 miles de balones diarios.

¿Es o no es un desatino invertir 25 millones de USD en una planta de envasado de GLP cuando los precios son menores a los de Lima, cuando hay exceso de inversión y oferta del sector privado y no se ha ofrecido nada de nada, como mínimo para las más de 34,000 familias que usan leña para cocinar en La Convención (Censo año 2007)?

¿No hay otra forma de atender las necesidades de inclusión social?

¿Cómo hacer esto cuando las utilidades netas de Petroperú el año 2011 han sido de apenas 73.9 millones de USD y tiene por delante compromisos mucho más importantes como la modernización de la refinería de Talara?

¿Puede un compromiso político arrastrar a una empresa de todos los peruanos a involucrarse en operaciones anti económicas?

¿Y el representante de los trabajadores en el Directorio, no tiene nada técnico que decir?


[1] http://www.elperuano.pe/edicion/noticia-presidente-humala-da-inicio-a-obras-del-gasoducto-del-sur-40035.aspx
[2]http://www.presidencia.gob.pe/discursos-del-presidente/blog
Publicar un comentario