martes, 18 de octubre de 2011

En masificación del gas; no hay peor ciego que el que no quiere ver

El Ministerio de Energía y Minas publicó este 14-10-2011 su Nota de Prensa NP. 583-11 bajo el título “MEM DESTACA BENEFICIOS DEL GAS NATURAL EN EL HOGAR”. (1) ¡Que bueno que lo haga!; se requiere que nuestras entidades de gobierno se comprometan en los temas de interés nacional y den a conocer los detalles técnicos de la propuesta y aquellos aspectos que le son desconocidos para el más común de los peruanos. Existen en nuestro país una serie de paradigmas que se han ido formando a través de la información distorsionada y repetida infinidad de veces hasta que aparentan ser verdades. Por ello que bueno que el MINEM haga públicos algunos aspectos del gas natural. Estoy seguro que luego de esta nota vendrá otra, destacando también las ventajas del Gas Licuado de Petróleo y eliminando así cualquier vestigio de asimetría informativa.
A fin de contribuir con la labor difusora me permito hacer las siguientes observaciones a la nota en comentario:




  1. No parece de buen gusto incorporar la promoción de ventas de gas natural en el hogar a la política estatal de inclusión social. Suena a poco técnico, acomodaticio y una burla para más de dos y medio millones de hogares peruanos que consumen combustibles sólidos para cocinar. Es poco ético hablar de inclusión social mediante la masificación del consumo de gas natural para cocinar sabiendo que más de 1.5 millones de hogares rurales (2) no contarán con este combustible. “La inclusión social es un proceso que garantiza que todos los miembros de la sociedad participen de forma igualitaria en los diferentes ámbitos que conforman esa sociedad: económico, legal, político, cultural … La inclusión social asegura que todas las personas tengan las mismas oportunidades y puedan acceder a los recursos necesarios que les permitan disfrutar de unas condiciones de vida normales. Por lo tanto, la inclusión social está relacionada con la integración, la cohesión y la justicia social”.



  2. No es un objetivo de gobierno “masificar el uso de la energía en todo el Perú” como se señala en la nota. Revisar que de lo que se trata es, conforme se señala en el documento “Eje Estratégico N° 6: Recursos Naturales y Ambiente - Plan Perú 2021 – Plan Estratégico de Desarrollo Nacional – CEPLAN” de Marzo 2010 es de “asegurar el abastecimiento de energía en cantidades suficientes para viabilizar el desarrollo de nuevas actividades económicas”. Son dos conceptos distintos pues la leña también es energía e igualmente la bosta y ninguna de las dos debería ser masificada. ¿Y la cultura de ahorro de energía, dónde queda en un objetivo de masificación? Hay algo que debe afinarse en esta declaración.



  3. Los argumentos que presenta el gobierno a través del MINEM se limitan a reproducir la publicidad comercial cuando indica que el gas natural representa un precio menor con relación a “otros combustibles”. Si hablamos de gas natural en el hogar deberíamos señalar claramente que los “otros combustibles” es únicamente el GLP que en efecto a nivel internacional es más caro que el gas natural. La electricidad no es comparable por su escasa penetración (1.5% de hogares usan electricidad para cocinar). ¿Para qué medias tintas? Mejor abran sus cartas y únanse a lo que parece una campaña contra el GLP. ¿Se imaginan que pensarán los habitantes pobres de un hogar que actualmente usa GLP en una localidad rural o aislada del Perú, al que su gobierno le indique que el gas natural, al que no va a tener acceso, tiene un precio menor? ¿Y los pobladores de Iquitos? ¿Y los de San Martín? ¿Y los de Huancavelica y Huánuco que en 70% usan leña para cocinar?



  4. La DGH del MINEM señala que “uno de las principales ventajas en el uso del gas natural en el hogar es que al ser distribuido a través de tuberías, cuenta con un servicio parecido al del agua o la electricidad, ya que podemos contar con el mismo, las 24 horas del día y los 365 días del año” (sic). ¿De qué manera puede convertirse en ventaja señalar que se es abastecido por tubería? ¿Acaso el servicio por tubería no se interrumpe también? ¿Y en ese caso, cuando el abastecimiento por tubería se interrumpe, no se recurre acaso a los balones de GLP? ¿No tenemos cerca la crisis de abastecimiento de gas natural en Chile? ¿Y por qué ignorar que un hogar con GLP cuenta con energía para cocinar durante varias semanas con el mismo balón que puede duplicarse con otro balón de stock y sin incurrir en gastos de conexión?


  5. Continuemos; El gobierno, a través del MINEM dice que “Además es el combustible que genera menos contaminación, calienta con rapidez los alimentos y no ensucia las ollas, teteras, etc.”; la alusión es directa al GLP y no es enteramente cierta. Mundialmente la medición de la contaminación se ha impuesto bajo el concepto de contaminación en la producción, en el transporte y en el despacho conociéndose en el caso de combustibles para automoción como “del pozo a la rueda” (Well to Wheel); no se mide la contaminación en su uso final sino a lo largo de toda la industria hasta su uso final. Así, el GLP tiene menores emisiones NOX (óxidos nitrosos), menor particulado, sobre todo de metano que es un gas de efecto invernadero y menores emisiones de hidrocarburos no quemados. ¿Por qué el MINEM no promueve el estudio científico de este tema antes de reproducir sin más ni más la promoción comercial del producto? Ah. El GLP tampoco ensucia las ollas. La leña sí.


  6. La DGH destaca también que "es ventajoso en el factor económico, ya que el gas natural tiene un precio menor con relación a otros combustibles” y señala que “la persona que solicite este servicio pagará el consumo después de utilizarlo y no tendrá la necesidad de pagarlo por adelantado”. Sigue sin mencionar explícitamente al GLP, pero dándole un gancho al hígado. ¿Acaso no les han contado que, en el caso del gas natural, aun si no se consumiera nada en el hogar habría que seguir pagando por el servicio de transporte y conexión?


  7. Un mal ejemplo, definitivamente anti técnico, es cuando el gobierno señala que “en el sector residencial, una vivienda que consume 2 balones de 10 kilos de Gas Licuado de Petróleo (GLP) gasta un promedio de S/. 60 al mes. En cambio al contar con el servicio del gas natural este precio se reduciría a tan sólo S/. 15.00 mensuales”.
    En principio no es correcto señalar que un hogar peruano promedio consume un balón de 10 Kgs cada 15 días para cocinar. ¿Sabe el MINEM cual es este promedio? ¿De dónde surge el promedio? ¿Cuál es la fuente? Hasta Cálidda en su Web supone que el consumo es de 1 balón mensual. No conozco que el MINEM haya hecho un estudio sobre esto y sería bueno que lo presente, si es que existe. Yo estimo que el consumo grueso no excede de 1.3 balones mensuales y con muchísimos hogares que consumen menos de 1 balón. Y ¿a qué precio de 15 soles mensuales se refieren, al consumidor A, B, C, D o al promedio? ¿Incluye en los 15 Soles el costo de la conexión? En el caso del GLP no hay tuberías que pagar, ni acometidas e incluso el balón puede ser obtenido en préstamo gratis (comodato).


  8. Y en el caso del consumo de gas natural, por favor no sigan ofendiendo la inteligencia de los peruanos haciendo comparaciones entre dos magnitudes no comparables, pues al costo del uso de gas natural deben incorporarse el costo de la conexión interna (materiales, obras civiles y mano de obra), y los intereses a pagar si se accede a algún tipo de crédito. De esto no se dice nada; peor aún finalizan la nota indicando que “Si bien es cierto este proceso representa un gasto económico considerable, esta inversión es a largo plazo, la cual se verá reflejada cada fin de mes en el recibo de pago”. ¿A qué llama “gasto económico considerable”? ¿cuesta entre 500 y 1,500 US$ (3) la conexión como señalara el Ministerio de Energía y Minas ? ¿Cuál es la comparación con conexiones similares en Colombia, por ejemplo?


  9. Tampoco se ha explicado al consumidor doméstico de la categoría A (hasta 300 m3 mensuales), que el precio que actualmente paga por el gas natural en boca de pozo es un precio promocional pero sólo hasta alcanzar las primeras 100,000 familias que se conecten (y ya están cerca a las 50,000). Esta ha sido una concesión del Consorcio Camisea para promover el consumo. Lo único que paga el consumidor por el producto es la regalía pagada por el Consorcio (aprox. 1 US$/MMBTU (4)). Es (disculpen lo grosero), como vender 10 Kgs de GLP a 0.48 US$ ó 1.30 Nuevos Soles por balón de 10 Kgs.

Insisto en que, aunque parezca lo contrario, no soy un opositor al gas natural en su uso doméstico o vehicular, sino a su promoción desacertada, confrontacional inmerecidamente con el GLP, llena de paradigmas, sin sustento técnico, con verdades a medias, sin pruebas de campo, sin revisar las tasas de interés efectiva que se pagan, etc., etc., vicios todos que pensábamos se superarían en este nuevo gobierno.




(1) http://www.minem.gob.pe/descripcion.php?idSector=5&idTitular=4063#
(2) Censo Nacional de Población y Vivienda 2007
(3) http://peru21.pe/noticia/1269808/financiaran-conexiones-gas-natural
(4) “El Desarrollo de la Industria de Gas Natural en el Perú” – Dammert, Alfredo, XIV Reunión del ARIAE – Abril 2010
Publicar un comentario