domingo, 27 de marzo de 2011

Silbidos y GLP más barato en nuestras pantallas

Esta noche dominical, mientras trabajo, “escucho” la TV, extraña costumbre que asumimos quienes trabajamos en casa y no deseamos perdernos las “pepas” de los noticieros dominicales. Junto con el ilustrativo spot del Consorcio Camisea “El silbido”, algo pesadito con la reiterativa silbadita para mi gusto, que nos explica los beneficios del gas natural para generar electricidad y beneficiar a más y más peruanos que vivían en la oscuridad irrumpe el spot de mi estimado colega Ricardo Noriega Salaverry, con su chicote en la diestra (buen uso publicitario metafórico de este instrumento popular de castigo), para chicotear a los otros candidatos presidenciales en un eventual gobierno suyo, pero que incorpora ahora como mensaje televisivo que en su gobierno el gas (entiéndase GLP), se venderá a 10 Nuevos Soles (3.59US$ por balón de 10 Kgs).

Particularmente yo sabía que promover el consumo de gas en nuestro país podría ser un elemento importante en las campañas políticas por la presidencia, pero esperaba que se basaran en la promoción del GLP rural ahí donde se consume leña y del GLP automotor como opción para los pueblos a los que el gas natural tardará en llegar o no llegará nunca. Pero no lo que se ofrece ahora.

Ya el Partido Nacionalista (Gana Perú), había ofrecido por calles y plazas que el GLP se vendería a 12 Nuevos Soles, proponiendo el imposible técnico de envasar gas natural en balones de GLP.

Lo que ahora nos propone el candidato Noriega consiste en vender el GLP más barato que en Bolivia (3.14US$), país que subsidia este combustible y mantiene el precio congelado desde el 30-12-2004.

A manera de información debemos señalar que esta misma semana Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos admitió que la producción de GLP había descendido nuevamente por el declive de los campos petroleros. Según la Cámara Boliviana de Hidrocarburos, el declive de campos petroleros tiene que ver con la ausencia de inversión. Para los bolivianos esto tiene que ver con un modelo de incertidumbre e inestabilidad política.

La producción de GLP en Bolivia ha sido de 917.3 TM/DC el año 2010, un 2.0% menos que el año anterior. Para atender su creciente (por subsidiada), demanda interna Bolivia importó el 2010 un promedio de 56.4 TM/DC, 7 veces más que el año anterior.

¿Quiénes proveyeron de GLP de importación a Bolivia?

Cuatro empresas (Enarsa, Refinor, YPF La Plata y Repsol Perú). La mayor oferta fue la de Repsol Perú con gas peruano de Camisea a un precio promedio de 964.92 US$/TM, para que la empresa estatal de Bolivia la venda a 314 US$/TM. Mientras tanto en el Callao, Petroperú S.A. vendió en promedio el GLP a 586.96 US$/TM antes de IGV demostrando una vez más que los precios en el mercado interno son mucho menores que los que se reciben por la exportación. Hoy en día muchos compatriotas siguen reclamando el modelo boliviano para pedir que se apliquen en el país los mismos precios. Hacer esto significaría incurrir en un subsidio de 1,200 millones de US$ anuales. No hay otra forma de hacerlo.

Para mayor preocupación el Plan de Gobierno del Partido Nacionalista 2006-2011 señalaba textualmente que “La energía, los hidrocarburos, el gas, la electricidad; los servicios esenciales, el agua y saneamiento, el espacio aerocomercial y los puertos serán actividades estratégicas puestas al servicio del desarrollo de la Nación y de los peruanos. En este sentido estricto decimos que serán nacionalizadas”. La revisión que hace ahora como partido “Gana Perú” señala prácticamente lo mismo.

Piensan además que podrían coexistir otras formas de propiedad privada. Total con no usar la palabra estatización en el Plan parece que es suficiente.
Publicar un comentario