martes, 15 de marzo de 2011

Gran mayoría de peruanos apoya una pensión social

Según da cuenta una encuesta encargada por el Diario La República a IMASEN SAC sobre las pensiones sociales(1), la gran mayoría de peruanos (59.2%), estamos de acuerdo con implementar las pensiones sociales no contributivas. Y esta comprobación en un gran avance.

Por supuesto que las condiciones actuales de la economía peruana permiten hacer esfuerzos que facilitan avanzar en el proceso de pasar del crecimiento económico al desarrollo humano. Hemos crecido 8.8% el año 2010, esto es 35,152 Millones de Nuevos Soles adicionales.

Estimamos que una pensión solidaria de 100 Nuevos Soles mensuales (1,560 millones de Nuevos Soles anuales), para 1.3 millones de adultos mayores en el país que no cuentan con acceso a una pensión impactaría apenas en 0.34% del PBI del año 2011. Medidas como la reducción de 1 punto del IGV recientemente aprobada por el Ejecutivo impactarán en 0.39% del PBI, mayor que la pensión propuesta y que no tiene las características solidarias de la pensión social.

Un aspecto adicional que debemos tener en cuenta es que en el caso chileno, por ejemplo, la “pensión básica solidaria”, como se le conoce, se inició el 01-07-2008 con una pensión equivalente a 116US$ mensuales (326 Nuevos Soles) para apoyar al 40% de la población más pobre, con metas anuales de 5% de incremento de cobertura hasta cubrir al 60% más pobre en 5 años. Igualmente, de acuerdo con el crecimiento de la economía, se ha ido incrementando el valor de la pensión. A partir del 01-07-2009 subió a 141 US$ (396 Nuevos Soles).

La Ley chilena incorpora a aquellas personas, hombres y mujeres, mayores de 65 años de edad, en situación de pobreza, que nunca hayan aportado a la seguridad social y que cuentan con 20 años de permanencia en su país. Acciones semejantes se desarrollan en Brasil, Argentina, Chile, Bolivia, Costa Rica y Uruguay; en nuestro país una tímida acción piloto cubrirá apenas a mayores de 75 años en extrema pobreza en tres departamentos y con recursos por apenas 2 millones de Nuevos Soles.

Existen lecciones aprendidas para el manejo adecuado de la atención solidaria. Las formas de cálculo para la determinación de los derecho habientes, la gradualidad de su incorporación, así como de la fijación de los montos son tareas en que los economistas peruanos podrían apoyar positivamente.

(1) http://www.larepublica.com.pe/archive/all/larepublica/20110314/18/node/334925/todos/14
Publicar un comentario