martes, 8 de marzo de 2011

Compensación a refinerías sube como la espuma

La congelación de precios de los hidrocarburos dispuesta por el Gobierno, al determinar la invariabilidad de las bandas de precios hasta fines de abril del presente año, ha traído como lógica consecuencia un incremento enorme de los montos con que el Fisco se está endeudando con productores e importadores peruanos, semana a semana, con tendencia a un alza todavía mayor en medio de un mercado internacional de precios al alza y sin que se tenga a la vista alguna solución clara al problema.

Es así como durante la semana del 8 al 14 de marzo, los productores de GLP recibirán como promesa de compensación (subsidio), 0.63 S/Kg, es decir un subsidio de 7.43 Nuevos Soles por balón de 10 Kgs (incluido IGV de 18%). En otras palabras, si el Estado no se comprometiera a pagar este subsidio, los precios al público de un balón de GLP deberían incrementarse en 20.8% hoy mismo y costar en promedio más de 43 Nuevos Soles, lo cual resulta un imposible de realizar si se sigue la política gubernamental de tapar el sol con un dedo. En este caso, si consideramos que el promedio de ventas de GLP en el mes de enero 2011 ha sido de 2,899 TM diarias tenemos que el subsidio alcanza la cifra promedio de 1.8 millones de soles por día calendario, esto es el número demoniaco de 666.6 millones de soles al año.

Sin embargo, en esta acción que no tiene freno, igualmente se subsidian las gasolinas en montos que en todos los casos son mayores a los del GLP. Así mientras el GLP recibe 1.27 Soles por galón antes de IGV, las gasolinas de 97, 95, 90 y 84 Octanos reciben subsidios de 1.35, 1.39, 1.56 y 1.52, Soles por Galón respectivamente. En el caso del Diesel, que capta el 55% de las ventas de combustibles, el subsidio promedio llega a 1.61 Soles por galón,monto igualmente astronómico.
Lo grave del caso es que si se mantiene este ritmo durante el año el subsidio fácilmente podría estar superando los 3 mil millones de Nuevos Soles, mientras que el Estado sólo ha comprometido 600 millones de nuevos soles para el 2011 “por única vez”. Claro está que en estas condiciones, en vísperas de un proceso electoral presidencial y de congresistas el panorama que se abre para la industria es de una tremenda incertidumbre pues la deuda que le tiene el Estado sigue y seguramente seguirá creciendo y no sabemos que podría decidirse en un próximo Gobierno.

¿se sincerarán los precios y se pasará la factura al consumidor? ¿Será en un solo tramo o en varios?

Ninguno de los partidos políticos en contienda ha querido tocar con sinceridad el tema en una peligrosa “pateada” para el próximo Gobierno.






Publicar un comentario