domingo, 15 de julio de 2012

Algunos apuntes sobre el negocio del Gas Natural Vehicular (GNV)


Apenas poco más de dos meses nos separan del término de la promoción, vía precio en boca de pozo, del GNV aplicada por Pluspetrol. Terminada ésta, el precio final en gasocentros subiría un 20% a los consumidores (en el supuesto que los gasocentros mantengan la utilidad absoluta y no la porcentual).


El 30 de septiembre vencen los seis años de promoción otorgados por el operador del Consorcio Camisea, incentivo mediante el cual los gasocentros pagan sólo 0.80 USD/Millón de BTU´s (equivalentes a 0.08 Nuevos Soles/Metro cúbico). Este precio significa actualmente un descuento de 73.5%; A precios de hoy el monto del descuento otorgado entre el año 2007 y mayo 2012 es como mínimo de 307.2 millones de Nuevos Soles.

El descuento tuvo como fundamento “…Como una medida promocional, tendiente a incentivar la instalación de Estaciones de Servicio de GNV, el precio del gas natural que se venda a dichas estaciones de servicio será de USD 0.80 por MMBTU durante el plazo de seis(6) años, contados a partir del 01 de octubre de 2006…”, conforme figura en el “Contrato sobre el precio de gas natural para las Regiones” suscrito el 20-02-2007 con efecto retroactivo entre las empresas del Consorcio Camisea y ProInversión, por parte del Estado peruano.

Y es que, en efecto, al mes de septiembre 2006 apenas 3,194 vehículos operaban a GNV y eran atendidos en sólo 2 gasocentros; Luego de dos años de disponer de gas natural, sólo un 0.5% del parque de vehículos ligeros peruanos operaba con GNV y parecía que el proyecto no caminaría favorablemente si es que no se efectuaba un esfuerzo especial en el precio. Claro que este esfuerzo era sólo una importante pero pequeña parte del conjunto de medidas que deberían aplicarse para fomentar la “masificación” del GNV.

Sin embargo, la reducción del precio en boca de pozo que en ese entonces fue de 63.9%, significó una reducción de sólo 2.8% en los puntos de venta. A pesar de ello, a mayo del presente año se cuenta ya con 189 puntos de venta de GNV operando y 25 más en construcción.

Existe una innegable preocupación entre los agentes comerciales acerca de cuál sería el impacto en el mercado de GNV al eliminarse el descuento promocional de Pluspetrol a partir del 01-10-12. Se piensa que esto acarrearía un desincentivo para la construcción de gasocentros y la conversión de vehículos, complicando aún más la situación de un mercado alicaído por políticas comerciales inadecuadas de los puntos de venta que han desaprovechado el descuento recibido y llevado al GNV a una etapa en mi concepto de madurez y muy cercana a la decadencia.
A pesar de los incentivos recibidos durante 6 años, la tasa de vehículos a GNV en el parque de vehículos menores es de 10.8% al cierre del 2011. Tengamos en cuenta además que en nuestro país, producto de la reactivación económica y de las facilidades de financiamiento para la adquisición de vehículos nuevos, se ha registrado un crecimiento de las ventas de vehículos menores de 46.3% durante los primeros 5 meses del año 2012 con relación a similar período del año 2011; en promedio la venta de vehículos menores ha crecido 18.9% anual en el período 2008-2011, mientras que la conversión de vehículos a GNV viene cayendo 12.0% anual promedio en el mismo período.

Hoy en día el 72.4% de los puntos de venta comercializan en Lima el GNV a 1.29 Nuevos Soles/Metro cúbico. El margen bruto del canal gasocentro asciende a 226.7% sobre costos en boca de pozo+transporte y distribución. De la misma manera debe destacarse que tanto el costo de transporte por gasoducto y el de distribución en redes secundarias (cada uno de ellos), es mayor que el del gas en boca de pozo, sin aplicación de descuento alguno para promoción de ventas.

Un factor que explica en parte el porqué del declive del negocio es que el promedio de vehículos atendidos por gasocentro es cada vez menor. Atrás quedó el 2006 en que se atendían 1,372 mientras que en mayo 2012 la cifra de atención fue de 723 vehículos por gasocentro; para colmo de males el consumo promedio por vehículo se mantiene prácticamente sin variación (con tendencia más bien a la disminución) en los últimos 4 años.

Es indudable que el mercado viene demostrando que el precio menor del GNV frente a combustibles alternativos no es un factor primordial para decidir adquirir un vehículo nuevo a GNV; menos aún para invertir en conversiones; sumémosle a esto que los precios de los combustibles alternativos vienen bajando significativamente y a que cada vez con mayor énfasis los especialistas señalan lo poco conveniente para la vida útil del vehículo de promover la utilización de GNV frente al GLP. Si esto es así no habría razón para que los gasocentros trasladen la eliminación de descuentos incrementando sus precios más allá de lo normal. Igualmente no resultaría válido en un mercado de competencia que se establezcan medidas proteccionistas para los gasocentros existentes como algunos pretenden y más bien habría que replantear los intereses de nuevos inversionistas que de ingresar al mercado incrementarían los problemas de subsistencia del negocio.






Publicar un comentario