lunes, 19 de septiembre de 2011

Focalizando el subsidio al GLP

La semana del 13 al 19 de septiembre 2011 el subsidio otorgado por el gobierno peruano a los productores de GLP alcanza los 0.72 Nuevos Soles por Kilogramo (S/Kg). Este subsidio surge de calcular un precio de paridad de exportación de 2.55 vs un precio real ex Planta Callao de 1.83 S/Kg.
La política de precios implementada en el Perú compensa el precio de oportunidad que obtendría un productor por exportar el GLP controlando el precio al mercado interno para que no se incremente, mediante un subsidio encubierto al que llama “factor de compensación” y en cuyo cálculo intervienen el MINEM y el OSINERGMIN, ambos responsables de efectuar los cálculos teóricos de exportación y autorizar los subsidios semanalmente; tremenda responsabilidad para quienes sustituyen al libre mercado.
A resultas de este subsidio al GLP, el estado peruano debe desembolsar un estimado de 445.0 millones de Nuevos Soles (MMS/.) correspondientes al período enero/agosto 2011, estimándose que de continuarse con esta tendencia, se alcancen los 679.2 MMS/. el presente año.


¿La finalidad del subsidio?Evitar que el alza internacional del precio del GLP se traslade a los consumidores peruanos. Así las cosas, en el mercado peruano la situación promedio ponderado en el período enero/agosto 2011 señala que, mientras el precio de paridad de exportación (costo de oportunidad), se ubicó en 2.42 S/Kg, en el mercado interno se vendió a las empresas envasadoras a 1.80 S/KG; el Estado aporta vía subsidio la diferencia de 0.63 S/Kg a los productores, un importante subsidio de 25.7%. Como resultado, el precio medio a los consumidores en su domicilio del GLP doméstico envasado se ha incrementado en 0.9% y el precio pagado por los automovilistas en gasocentros creció 3% en el mismo período; un impacto mínimo en el índice de inflación.
Los resultadosPero veamos un poco más al detalle el destino de los montos subsidiados, según el nivel de pobreza de nuestro país. Aquí es donde se presenta una de las principales inequidades de un subsidio ciego como el vigente. El mayor porcentaje de las ventas de GLP (casi dos tercios), se ofrece en aquellas localidades con niveles mínimos de pobreza (Grupo 5), mientras que apenas un 2.0% de las ventas se destinan a poblaciones con niveles de pobreza de entre 55.9 y 66.1% (Grupo 1).


Debe señalarse que el subsidio al ser generalizado no puede discriminar, so riesgo de crear un mercado negro, entre los precios para su uso doméstico y los de otras aplicaciones (automotor, industrial, etc.); de manera que el subsidio se destina en un 22.8% a aplicaciones distintas de las domésticas por un equivalente de 155.0 MMS/Año.


La Deuda SocialMientras tanto, el Censo del año 2007 nos trajo como una triste realidad que apenas 90,077 familias del área rural utilizan GLP para cocinar sus alimentos, esto es un 5.6%, mientras que en el área urbana 3´751,930 familias lo usan, un 73.1% de las familias. Tremenda brecha social que de seguro no se ha reducido en estos años, para no hablar de las 2.5 millones de familias peruanas que cocinan con combustibles sólidos contaminantes (leña, carbón, bosta y estiércol).
Publicar un comentario