miércoles, 5 de enero de 2011

¡A Pesar el GLP!

La noticia en el mercado de GLP ibero americano es, en estos días, la campaña que desarrolla el Instituto Nacional de Protección de los Derechos del Consumidor (Pro-Consumidor) de Santo Domingo (República Dominicana). Se trata de una campaña con fines educativos llamada “Comprueba el Peso del Gas”, con la finalidad de orientar al consumidor acerca del contenido exacto de los cilindros con GLP que adquieren a las envasadoras.

Fueron muchos los reclamos de los consumidores por la calidad y cantidad de GLP comercializado en galones los que incentivaron esta campaña que se ha iniciado el primer día útil del año y que considera la imposición de multas a las envasadoras que no cuenten con balanzas al ofrecer sus servicios a los usuarios. Así, la comercialización se hace ahora por peso.

Pro-Consumidor señala que había recibido más de 300 denuncias de consumidores de todo el país; en su investigación encontró que una de cada dos puntos de expendio de GLP estafaba de alguna manera a los consumidores, habiendo detectado casos en que entregaban hasta 4 galones menos de los 10 que se les cobraba, incluso en el caso de los favorecidos con el Bonogás del Programa de Solidaridad ; de esta manera el Estado subsidiador era adicionalmente defraudado. Debemos señalar igualmente que en la realidad el subsidio al GLP beneficia más al sector transporte que a las amas de casa y dentro de aquel un 36% corresponde a vehículos del sector privado.

Como era de esperar, las primeras inspecciones arrojaron un 80% de implementación con balanzas aunque algunas no son puestas a disposición de los consumidores que tienen el derecho de pesar su balón de GLP en seco (tara) y también lleno. El consumidor lo que hace es pesar su cilindro y registrar el peso.

El sistema se vuelve complicado en la medida que no se tengan todos los cilindros con el registro de su tara. Factores como la fabricación de cilindros que no sigue normas técnicas de fabricación (especialmente en la calidad de la plancha de acero), y que pueden pesar entre 9 y 10.5 Kgs en nuestro país, unidos en algunos casos a algún pequeño volumen de GLP remanente, la falta de granallado y la acumulación de capas de pintura dificultan esta tarea. Sin embargo en nuestro país las empresas de mayor prestigio tienen implementados sistemas automáticos de llenado por peso así como mecanismos igualmente automáticos para rechazar balones con exceso o déficit de peso sobre o bajo la norma nacional de tolerancia que es de 2.5%.

La campaña en Santo Domingo a la vez debe enseñar al consumidor la equivalencia entre los galones en que se comercializaba y las Libras en que ha empezado a consumirse (aunque lo mejor hubiera sido pasar directamente a los Kilogramos). Dentro de su campaña, Pro-Consumidor coloca stickers en los cilindros alertando al consumidor sobre las equivalencias. Esta gestión le ha valido a la periodista Altagracia Paulino, Directora Ejecutiva de la institución, un enorme reconocimiento popular, al punto que uno de los medios la destacó personificando una heroína. Así mismo fue escogida como "Personaje del Año 2010" por el Movimiento Cultural Dominicano, por su trayectoria de defensa a los derechos de los consumidores.

De manera comparativa debemos mencionar que un cilindro equivalente a 10 Kgs de GLP cuestan en Santo Domingo 11.77 US$ mientras en nuestro país promedió los 12.55 en noviembre 2010. En el Perú, desde el año 1994 se comercializa al público en Kilogramos.


Publicar un comentario