miércoles, 15 de diciembre de 2010

Negro Pronóstico para el Precio Internacional del Crudo



No está lejano de nuestro pensamiento el precio record histórico de 145.31 US$/Bl FOB que alcanzó el petróleo crudo WTI en el mercado Spot el 3 de julio de 2008, luego de una tendencia creciente iniciada en enero del 2002 cuando se cotizaba en 20 US$. Muchos analistas han incidido en las graves consecuencias que trajo para nuestras economías, importadoras de hidrocarburos, esta escalada. Baste recordar el impacto en las finanzas públicas de nuestro País derivado del Fondo de Estabilización de Precios de los Hidrocarburos que, sólo durante los años 2007 y 2008 compensó a las refinerías e importadores con un total neto de 3,621.1 Millones de Nuevos Soles , principalmente destinados a evitar el traslado al consumidor del incremento de precios internacionales del Petróleo Diesel 2.

El 2008 fue un año difícil para hacer pronósticos sobre el precio internacional del crudo. Recordemos sino que el MMEMA 2009/2011 formulado en mayo del 2008 (en pleno proceso ascendente de precios), había pronosticado para el 2009 un precio promedio de 99.10 US$/Bl; posteriormente, en Agosto 2008, el mismo instrumento revisó al alza el pronóstico llevándolo a 127.5 US$/Bl. Lo cierto es que, a partir del indeseable nivel record de 145.31 US$/Bl, el precio del crudo empezó una vertiginosa caída llegando a cotizarse en 30.28 US$/Bl el 23 de diciembre de 2008. La realidad consecuente fue que el promedio se ubicara en 61.95 US$/BL, completamente lejos de ambos pronósticos.

Una vez más la historia de precios de este commodity jugaba una mala pasada; como cuando había llevado a los pronosticadores peruanos el año 2004 a señalar que las alzas de precios eran sólo estacionales y permitirían recuperar en la baja lo que se subsidiara en el alza (hipótesis de trabajo del Fondo de Estabilización de Precios). En plena tendencia creciente de precios era lógico que la tesis no funcionara, convirtiéndose en un subsidio.

Los bajos niveles de precios a los que se había regresado a comienzos de 2009 animaron a los analistas a estimar que los precios del crudo mantuvieran un nivel bajo. Así, el MMEMA preparado en mayo de 2009 señaló un pronóstico de 55.6 US$/Bl para el año 2010. La realidad es que cerraremos el año con un precio promedio cercano a los 80 US$/Bl, cifra que excede en 44% al estimado. Otra vez el mercado da una lección superior a las buenas intenciones.

Debemos por este motivo observar con mucho cuidado lo que viene sucediendo. A partir del 2009 venimos siendo testigos de una nueva tendencia de crecimiento de precios que ha ubicado al petróleo crudo en 89.33 US$ el 6 de diciembre 2010 (duplicación de precios).

Como referencia, el marco macroeconómico multianual 2011 – 2013 del Presupuesto General de la República ha estimado que el precio medio de importación del crudo el próximo año (2011), se ubicará en 85 US$/Bl, pronóstico que como vemos tiene altas probabilidades de ser superado, si se tiene en cuenta además los marcados errores de estimación antes comentados.

Por el lado de la demanda mundial de crudo, la OPEP señala que luego de la crisis financiera del 2009 el consumo durante el presente año ha sido mayor a lo esperado inicialmente, debido a factores incrementales como los planes gubernamentales de estímulo a las economías mundiales que trajo aparejada una recuperación más rápida de lo esperado. Aquí cabe señalar que las economías de Estados Unidos y China han sido los principales motores del incremento de la demanda petrolera, mientras que la incertidumbre del desenvolvimiento europeo ha ocasionado que más bien se registre una leve contracción en la demanda de crudo de Europa. Señala la OPEP que todas las regiones en desarrollo aumentaron su demanda de crudo en 2010 habiéndolo liderado este crecimiento en América Latina, Brasil, Venezuela y Ecuador.

Esperemos que estos antecedentes de precio y demanda obliguen a replantear a nuestras autoridades con humildad y realismo lo grave que resultaría una mayor elevación del precio internacional del crudo y el mantenimiento de subsidios al consumidor.
Publicar un comentario