domingo, 8 de febrero de 2015

GNV: Una declaración más de interés nacional...sí importa

“Declárese de interés nacional el uso del Gas Natural Vehicular (GNV) por su importancia social, económica y medio ambiental; debiendo el Estado; a través del Gobierno Nacional y los Gobiernos Regionales y Locales, promover su utilización masiva en el transporte terrestre automotor, incentivándolo como una alternativa a los combustibles líquidos”
D.S. N°006-2005-EM (20/01/2006)

Se cumplieron ya en el Perú nueve años de la aprobación del Decreto Supremo N°006-2006-EM mediante el cual se declaró de “interés nacional”, el uso del Gas Natural Vehicular, encargándole al Gobierno la promoción de su utilización masiva. Nuestro Gobierno a su vez delegó en COFIDE la elaboración y gerenciamiento de un producto financiero  para financiar el proceso de conversión a GNV de unidades vehiculares livianas (taxis, autos particulares), unidades de transporte público (buses) y de transporte pesado.
El impulso gubernamental al GNV duró apenas 3 años, en el caso del financiamiento de conversiones, acumulando un total de 41,795 vehículos al año 2008.
Es desde el año 2009 en que las conversiones financiadas inician una severa caída, equivalente al -46.4% promedio anual. De esta manera en el lapso 2009-2014 (6 años), apenas si se han financiado 28,708 vehículos adicionales totalizando 70,503 unidades financiadas. Como corolario debemos señalar que al cierre del año 2014 nuestro parque automotor ha crecido 60.1% desde el año 2006 (casi un millón de vehículos adicionales), mientras que las conversiones financiadas representan apenas un 3.0% de este parque; es decir una nulidad completa de la gestión del gobierno para promover conversiones financiadas.
Posteriormente, en abril del año 2012 el gobierno peruano aprobó la Ley N°29852 por la que creó el Sistema de Seguridad Energética en Hidrocarburos y el Fondo de Inclusión Social Energético (FISE) mediante recargos a la facturación de los grandes consumidores de electricidad, al servicio de transporte de gas natural (Gas de Camisea) y a la producción e importación de combustibles destinados a la “masificación” del uso del gas natural residencial y vehicular. Nada del FISE se ha aplicado a la promoción del consumo del gas natural vehicular, ni de las conversiones. Se piensa que sólo con la obra física del tendido de gasoductos se cumple con la masificación, descuidando el muy importante factor de la comercialización, de la promoción de la inversión privada y del aseguramiento de beneficios para el consumidor. Y todo esto cuando se cuenta con recursos económicos y la predisposición de los comercializadores.
Pero si se piensa que el financiamiento de las conversiones se ha reducido debido a la incorporación de vehículos nuevos dedicados a GNV producto de una mejora en el poder adquisitivo de la población, debemos señalar que esto tampoco ha sucedido. Del Año 2010 al 2014 el financiamiento de vehículos nuevos a GNV ha caído 80.4%.

¿Y dónde está COFIDE?
De acuerdo con un cálculo elaborado por la revista AGESP de la Asociación de Grifos y Estaciones de Servicio del Perú en su edición especial de octubre 2014, los aportes administrados por el fideicomiso INFOGAS a cargo de COFIDE alcanzan un estimado de 63.2 millones de Nuevos Soles a septiembre 2014. Contribuyen obligatoriamente a este fideicomiso los fabricantes e importadores, los certificadores, los revisores, los usuarios, las Estaciones de Servicio y consumidores, la empresa proveedora de vehículos nuevos, los talleres, los proveedores de equipos de conversión y la institución financiera intermediaria, es decir toda la cadena de valor del GNV sin que se conozca el destino de estos recursos que bien deberían ser aplicados a una real promoción del consumo de GNV en línea con la declarada masificación.

 

 

 
Publicar un comentario