domingo, 7 de octubre de 2012

Los subsidios a los combustibles ¿deben eliminarse?




Comentario publicado por el suplemento Portafolio del Diario El Comercio

Domingo 07-10-2012 Pág.12



Versión original

Los subsidios a los combustibles deben ser eliminados; mantenerlos es sólo una terca e inconstitucional negación de los beneficios del sistema de fijación de precios por el libre juego de la oferta y demanda, bajo el pretexto de un Estado protector.

Abona nuestra opinión que en la presente semana ningún combustible recibe subsidios. Sin embargo, el Fondo de Estabilización de Precios que los creó se mantiene vigente, aplicando esta vez sobreprecios a los precios de paridad.

Recordemos que, a consecuencia del subsidio, Petroperú en el lapso 1986-1991 generó pérdidas netas por 3,825 millones de USD. A pesar de ello, en los últimos nueve años se han implementado mecanismos de elusión de los candados constitucionales y legislativos, pretextándose una supuesta estabilización de precios internos con sistemas extra mercados, tratando infructuosamente de aislar a costo cero, nuestra economía de la tendencia de crecimiento de los precios internacionales. El más reciente sistema aplicado es el de la aprobación presidencial de Decretos de Urgencia.

Los beneficios de los mecanismos artificiales no se han dado para las familias de menores ingresos, sino todo lo contrario. El 2008, el Ministerio de Economía y Finanzas reconoció que el subsidio era altamente reversible pues el 20% de los hogares más ricos recibía ocho veces lo recibido por los hogares más pobres.

Los Decretos que sustentan el Fondo se han venido reiterando para mantener los subsidios, a pesar que inicialmente fue concebido para tener una vigencia de 180 días y con un desembolso autorizado de 60 millones de Nuevos Soles llevando ya gastados cerca de 8,000. Se sustentó la tesis errónea que los aumentos de precios internacionales compensarían las bajas posteriores, posibilitando un equilibrio económico que no se produjo. Se negó que se tratara de subsidios porque la Ley Orgánica de Hidrocarburos señala que “Cualquier subsidio que el Estado desee implementar, deberá efectuarse por transferencia directa del tesoro público”.

Los Decretos deben satisfacer principios que no cumplen los que se aplican para intervenir en la formación de precios de los combustibles como son los de excepcionalidad, transitoriedad y conexidad. Lo que sucede es que se evaden los mecanismos ordinarios de modificación legislativa previstos en la Constitución.
De la manera como se lleva el Fondo, se protege a las productoras e importadoras y es el Estado el que les paga los supuestos incrementos dejados de trasladar al público basados en cálculos teóricos.
No creo que se deba seguir pagando subsidios a los productores en un sistema en el que todos los actores se cubren y evaden responsabilidades unos a otros para que finalmente resulte el mayor responsable por el abuso de sus poderes el propio Presidente de la República.


Publicar un comentario