domingo, 12 de abril de 2015

Desagradable saludo presidencial en el 50° aniversario de la Ley del Economista

La semana que culminó, más precisamente el miércoles 8 de abril 2015, se cumplieron 50 años de la promulgación por parte del Arq. Fernando Belaúnde Terry, Presidente Constitucional de la República, de la Ley del Economista N°15488 que dispone que en el Perú el ejercicio de la profesión de Economista queda reservado con efecto público y privado a las personas que tengan el correspondiente título profesional.

Profesión joven la nuestra que motivó del Ing. Econ. Luis Felipe De Las Casas Grieve (1916 – 1988) [1] el señalar que “Hasta hace poco los economistas éramos profesionalmente desconocidos. Entre los  pocos titulados que se graduaron sin complejos de inferioridad, pero con reservas, fuimos tomados a menos tanto en la mayoría de los países de América latina como particularmente en el Perú. Especialmente por el Estado, los gobernantes y las empresas; en relación y contraste con los profesionales de las llamadas carreras tradicionales”.

De Las Casas se sentiría igualmente defraudado hoy, si desde el Oriente Eterno escuchara al Presidente del Perú Ollanta Humala Tasso referirse, como desaforadamente lo hizo, al colega Economista Luis Carranza Ugarte que fuera Ministro de Economía y Finanzas del Perú, entre el 28 de julio de 2006 y el 14 de julio de 2008 y del 19 de enero de 2009 hasta el 21 de diciembre de 2009 e igualmente Vice Ministro de Hacienda en la gestión de Pedro Pablo Kuczynski como Ministro de Energía y Minas en el gobierno del Presidente Econ. Alejandro Toledo.

Dijo nuestro Presidente [2] al referirse al ex Ministro Carranza que “Ese economista pertenece a un partido político, hay que saber quién le paga su sueldo, porque lo que está hablando es una barbaridad. Nosotros hemos sido muy pulcros en tener los programas sociales”

Sólo por curiosidad ingresé a la página Web del Jurado Nacional de Elecciones para verificar si el Econ. Carranza se encontraba registrado como afiliado o candidato de alguna organización partidaria al 12/4/15, no encontrándose en tal condición en ninguno de los casos. Y no es que la afiliación política me parezca un pecado sino solo para investigar si se trataba de la desinformación presidencial a que nos tiene acostumbrados nuestro primer mandatario.

Extraigo aquí algo de la información proporcionada por Wikipedia sobre la gestión del Econ. Carranza lo que permitiría valorar su manejo profesional:
“… Durante la gestión de Pedro Pablo Kuczynski hizo una gestión considerada por muchos como excelente… Como Ministro de Economía y Finanzas integró el primer gabinete del segundo gobierno de Alan García Pérez. Carranza fue alabado por Lourdes Flores, lideresa de Unidad Nacional, quien calificó su nombramiento como "extraordinario"… Tanto durante el 2006 y 2007, Carranza desarrolló e implementó diversas reformas, a nivel presupuestario como a nivel tributario. Reformuló el presupuesto público del Perú, frenando crecimiento del gasto corriente (sueldos y salarios) e incrementando de forma sustancial la inversión pública (50% en el 2007)… eliminó de manera dramática los derechos arancelarios, llevando al Perú a una tasa efectiva promedio del 2.5%, posicionando al Perú como una de las economías más abiertas de la región, y con más del 80% de su universo arancelario desgravado. Reforzó la descentralización de recursos, depositando anticipadamente los derechos de canon a los gobiernos regionales, y realizó cambios en el Sistema Nacional de Inversión Pública (SNIP) para acelerar los procesos de inversión en infraestructura. Eliminó históricas exoneraciones geográficas en la selva, amplió los regímenes de devolución de IGV anticipado a todos los sectores económicos, y eliminó la exoneración del impuesto a la renta para las ganancias de capital, entre otras medidas. Por el lado de la deuda pública, inició agresivos procesos de reestructuración y pre-pago de deuda externa por un equivalente al 5% del PBI. Durante su gestión, el Perú consiguió reiterados años consecutivos de crecimientos sumamente altos y con baja inflación. En el 2006, creció 7.6%, con una inflación del 1%. En el 2007, según lo anunciado por el Ministerio de Economía y diversos analistas, el Perú creció un 8.3%, con una inflación del 3.9% y en el 2008 Perú creció un 9.8%, con una inflación de un 4.5%... Luis Carranza Ugarte fue calificado por la revista América Economía como el mejor Ministro de Economía de la región latinoamericana, en su edición de noviembre de 2007, donde figuró en la portada… Según diversos estudios del Banco Central de Reserva del Perú, el FMI y el Banco Mundial, las reformas y medidas implementadas por Carranza durante sus dos gestiones permitirían a Perú mantener una década de alto crecimiento, sustentado en sólidos fundamentos productivos”

Considero que la arremetida del Sr. Presidente contra el Econ. Carranza tiene mucho que ver con la entrevista de la periodista Mariella Balbi publicada por El Comercio el 4/4/15 [3], así como en diversas otras declaraciones de Economía positiva en las que Carranza resalta la catastrófica gestión económica del presente gobierno, que pretende ahora desconocer que el crecimiento económico es base fundamental e imprescindible para la ejecución de programas sociales.

Parte de la entrevista de la periodista Mariella Balbi:
— ¿El nuevo primer ministro podrá remontar nuestra alicaída economía?
No. La caída de nuestra economía viene de antes. El crecimiento se desacelera desde el 2013. La confianza de los inversionistas y el  crecimiento de la inversión privada cayeron en el gobierno de Ollanta Humala. Entre el 2006-2011, la inversión privada creció con un promedio anual mayor a 15%, y la inversión pública creció cerca de 16%. Lamentablemente, en el 2014 la inversión privada cayó 1,5% y la pública en 3,6%. Una contracción fuerte. Esto se explica por varios factores: el discurso contradictorio del presidente Humala, las trabas a la inversión, el exceso de multas, la sobrerregulación, la ineficiencia del Ejecutivo para aprobar proyectos de infraestructura y darles viabilidad.
— ¿Desde el inicio, el gobierno tenía un objetivo electoral, sin importarle el país?
Todo indica que desde el inicio el objetivo fundamental era político-electoral. Las acciones tomadas no buscaron generar un mayor crecimiento. Lo descubierto en la DINI, el uso de los programas sociales, querer comprar una refinería privada, la confrontación, tratar de destruir a los adversarios políticos apuntan a ello [4]
— ¿Este gobierno nunca logró generar confianza?
Nunca. Siempre tuvo un discurso de confrontación. El rol de dirigir un país requiere aglutinar fuerzas, conducirlas, que todos empujen en la misma dirección. Desgraciadamente, ha ocurrido lo inverso. Estamos pagando las consecuencias de esa forma de hacer política.
— ¿Por qué el inversionista no tiene confianza en el gobierno?
Por el discurso confrontacional, inconsistente. Porque no se abrevian los permisos y las aprobaciones demoran. Los costos de invertir han subido significativamente en el Perú. El Estado no es eficiente en hacer respetar contratos y derechos de propiedad.

No he visto en nuestro país ninguna declaración de nuestro Colegio profesional protestando por este evidente maltrato a la profesión (no interesa si el atacado sea o no colegiado) y que viene desde el más alto nivel de la administración pública y por ello me siento obligado a denunciarlo pues no es posible que señale muy suelto de huesos que nuestra opinión profesional está sujeta a quien nos pague el sueldo.

Será por esto y otras cosas semejantes que el Presidente Ollanta Humala ocupa el último lugar en el índice de popularidad de los mandatarios latinoamericanos [5] con un 22% que lo ubica por debajo incluso de Christina Kirchner (Argentina) con 35%, Dilma Rousseff (Brasil) con 23% y Nicolás Maduro (Venezuela), también con 23%.

Igual vendemos el bacín de la abuela, como las joyas de la Tía María


Comparto con mis alumnos del curso de Economía, en la Facultad de Comunicaciones de UPC, el análisis de diversas notas de prensa y/o comunicaciones de actualidad que tienen que ver con aspectos económicos de nuestro país. Así, vimos hace poco el conflicto surgido en el proyecto minero Tía María, en el Valle del Tambo, Departamento de Arequipa, a raíz de una declaración oficial muy seria, nada menos que del Director de Relaciones Institucionales de SPCC – Southern Peru Copper Corporation, Julio Morriberón (arequipeño él), a través de RPP TV [1] y la respuesta a medios dada casi de inmediato por la misma empresa mediante Nota de Prensa el 27/3/15, con las campanadas de falso júbilo de nuestro alicaído gobierno.
 
Las declaraciones no provienen de “un funcionario de la empresa”, como malamente afirmó SPCC en su afán de quedar bien con el gobierno. No se trata de cualquier funcionario sino de un Director, en este caso el responsable de las relaciones de comunicación de la empresa; tampoco son declaraciones improvisadas, pues éstas fueron leídas por el alto funcionario en la entrevista televisada en el medio de mayor sintonía en el Perú y de seguro correspondieron a un análisis previo y meticuloso como lo debe hacer cualquier empresa que lista en las bolsas de valores de Lima y Nueva York.


No es SPCC una empresa poco significativa, sino nada menos que una de las mayores productoras de cobre de nuestro país, que además funde el 100% de nuestro mineral y refina el 96.9% del mismo, con una de las también mayores reservas de cobre de la industria, con actividades de exploración en Argentina, Chile [2], Ecuador, México, países todos con los que competimos por atraer inversión y que de seguro saltarán de alegría ante el anuncio que SPCC cancela Tía María y se va de Arequipa con los 1,400 millones de USD que significaría la inversión en el proyecto dejando atrás 5 años de trabajo y con un Estudio de Impacto Ambiental (EIA) aprobado por el Ministerio de Energía y Minas (MINEM), el 1/8/14.

Vale recordar que Tía María, con una vida útil estimada de 18 años, permitiría elevar la producción de SPCC en 120 mil Toneladas anuales de cobre (un incremento de 8.7% de la producción actual peruana), en un escenario complicado en que el Perú aspira a convertirse en el segundo mayor productor de cobre mundial el año 2016 [3], año en cuyo cuarto trimestre se esperaba entre en operación el Proyecto.

El sustento de la decisión de SPCC por supuesto que no le causó ninguna gracia al gobierno peruano, pues se resume en dos hechos que la empresa denuncia al país, cuales son la arremetida total de un nuevo tipo de terrorismo, el “terrorismo anti minero” así como la parálisis del Estado peruano en su rol de promoción de las inversiones y de dar las garantías necesarias para ponerse en marcha. Nada más y nada menos que poner en blanco y negro lo que todos señalamos diariamente pero que esta vez lo señala ante el mundo la empresa que ocupa el tercer lugar en la producción mundial de cobre.

Fuente: El Comercio
Hasta aquí lo expresado por el representante oficial de SPCC corresponde a la intención empresarial, conforme señalan, de “no hacerle el juego a las postergaciones eternas que vienen ya afectando a otros proyectos”. Que la información debió darla la empresa primero a la Bolsa de Valores de Lima, es un tema que ahora se esgrime con amenaza de sanción aunque yo señalo que la conducta del gobierno peruano es un asunto de dominio público y que no escapa a ningún inversionista actual o potencial, en este caso del sector minero peruano. Por supuesto que todos ellos tienen en claro que la inversión en exploración minera en el Perú ha caído 22.6% el año 2014, luego de una estrepitosa disminución de 30.3% el año 2013. Solo la Ministra de Energía y Minas podría declarar que Estamos sorprendidos por el anuncio”.

La Nota de Prensa aclaratoria de SPCC maltrata a su Director y en realidad no aclara nada pues solo indica que “continuará con sus mayores esfuerzos para sacar adelante el proyecto” amén de algunas invocaciones. En ningún caso niegan su percepción del terrorismo anti minero ni de la parálisis del Estado peruano, aspectos sumamente importantes en el mercado mundial ante los cuales nuestro país queda muy maltratado. Por su parte nuestro Presidente parece no haber dimensionado bien este problema y anda pensando en la “jauría de congresistas”. ¿Por qué, a escasos meses para que termine su mandato, nuestro Presidente constitucional no sale personalmente al frente del terrorismo anti minero y se la juega (alguna vez), por la inversión?

martes, 17 de febrero de 2015

Algo más sobre la propuesta adjudicación directa a Petroperú del Lote 192

A propósito de la solicitada transferencia a Petroperú de las operaciones amparadas por la licencia de explotación en el Lote 192 (antes Lote 1AB), existen dos aspectos económicos que no se mencionan en el proyecto de ley N°4146/2014-EM presentado el 26/01/2015 por el Sr. Congresista Manuel Dammert Ego Aguirre.

1.         El nuevo contratista del Lote 192 debería cancelar alrededor de 350 millones de USD correspondientes a la adquisición de los bienes de este Lote[1], según valor de tasación a diciembre 2012, de acuerdo con el informe de PerúPetro a la Comisión de Energía y Minas del Congreso de la República el 19/11/2014. En efecto, Pluspetrol señala que ha efectuado inversiones por 738.9 millones de USD en el período 1996/2010. No creemos que, al no mencionarse nada sobre el particular en el proyecto de ley y más bien declararse que “no ocasiona gastos al erario nacional”, se esté pensando en una anti constitucional confiscación.

2.         El nuevo contratista del Lote 192 deberá cancelar el valor de 312,000 Barriles de Petróleo Crudo (aproximadamente 16.3 millones de USD a precios de diciembre 2014) correspondientes al volumen proporcionado por el contratista anterior para el llenado del Oleoducto. Aclaremos; el crudo extraído del lote en comentario debe ser transportado a través del Oleoducto Nor Peruano al puerto norteño de Bayovar para su exportación. En el contrato de explotación suscrito se logró que el contratista aporte este volumen necesario para ejecutar la operación de transporte y, lógicamente, se le debe retribuir de cambiarse de contratista.

En nuestro post del 16/02/2015[2] señalamos que de acuerdo con información oficial, el lote 192 requeriría inversiones por unos 500 millones de USD para perforar unos 14 pozos, más los servicios conexos.

Un punto más a tomar en cuenta en la propuesta de ley es que se afirma que “durante el período de concesión de Pluspetrol, han sido muy limitadas las inversiones en exploración”. Y esto, lógicamente es así por cuanto el contrato de licencia suscrito con el Estado peruano es uno de explotación y no de exploración.

Considero necesario que PerúPetro, responsable de la supervisión de la ejecución de los contratos, informe transparentemente sobre el cumplimiento o no de Pluspetrol Norte  a sus compromisos, así como las obligaciones que asumiría el nuevo contratista en un proceso que aseguramos no terminará antes de la terminación del contrato con el contratista en agosto próximo.



[1]  Valor de tasación a diciembre 2012, de acuerdo con el informe de PerúPetro a la Comisión de Energía y Minas del Congreso de la República  el 19/11/2014. http://www.perupetro.com.pe/wps/wcm/connect/08a4616c-a4ce-4dce-b64f-e2fa2e32a290/141117_Presentaci%C3%B3n+a+la+Comisi%C3%B3n+de+Energ%C3%ADa+y+Minas_Congreso+de+la+Rep%C3%BAblica.pdf?MOD=AJPERES
 
[2]  http://cbedonrocha.blogspot.com/2015/02/proyecto-de-ley-de-politicas.html