miércoles, 22 de enero de 2014

Un mate al ahorro



La empresa Datum Internacional (http://www.datum.com.pe/) realizó una encuesta a fines de 2013, preguntándonos a los peruanos a quién considerábamos el personaje del año. Creo que con total justicia, la opinión mayoritaria eligió a la Sra. Natalia María Málaga Dibós (50) en este honroso sitial. No en balde los peruanos nos refugiamos en sus logros deportivos en el Vóley, así como en su sabroso lenguaje de limeña mazamorrera de nuestros tiempos, frente a descalabros en el futbol.
Natalia es la primera y única peruana en ganar dos medallas olímpicas como deportista o entrenadora; es igualmente medallista en tres competencias mundiales. Recientemente obtuvo para el Perú como entrenadora, la medalla de oro en el Campeonato Sudamericano de Vóley Femenino Sub-18. Por mérito propio, Natalia ha incursionado en la actividad publicitaria (espero que no cometa los abusos de participación publicitaria de Paolo Guerrero), y bueno por ella.
La reciente incursión mediática de nuestra buena Natalia es hecha a través de un spot publicitario de Scotiabank que utiliza su buena imagen para promover una “Cruzada del Ahorro” a fin de alcanzar nuestras metas “con constancia y disciplina”, y que mejor ejemplo que el de Natalia para ello.
Fomentar el ahorro es, en el fondo, una buena campaña y debería ser promovida más bien por nuestras propias autoridades en cumplimiento del Art. 87° de la Constitución Política que dice “El Estado fomenta y garantiza el ahorro”. Yo entiendo que garantizar el ahorro no es sólo administrar un seguro, sino más bien que los ahorros efectuados por todos los peruanos, tengan un rendimiento real que en ningún caso debería ser negativo como actualmente sucede. El mismo Art. 87° de la Constitución señala que “La ley establece las obligaciones y los límites de las empresas que reciben ahorros del público, así como el modo y los alcances de dicha garantía”; entonces es que se hace necesaria una modificación de la Ley, por lo demás permitida por la Constitución, en el sentido de GARANTIZAR el ahorro mediante tasas de rendimiento no negativas pues ¿de qué otra manera podría el Estado cumplir su obligación constitucional de “fomentar” el ahorro? En mi concepto no la cumple al consentir que se den tasas negativas.
En el caso que comentamos, la TREA (Tasa Real Efectiva Anual) que la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP señala “Es la tasa que muestra el rendimiento total de un depósito” correspondiente  al 22/01/2014 pagada por Scotiabank para un depósito de ahorros de persona natural sin cobro de mantenimiento es de 0.2 % [1](Sí, aunque no lo crea, cero punto dos por ciento anual). El Banco ocupa el puesto 28 entre 32 instituciones supervisadas, aunque aun así supera a los Bancos de Crédito e Interbank. Si descontamos la tasa de inflación del año 2013 al rendimiento del ahorro promovido por Interbank obtenemos una tasa real negativa de -2.7% anual.
En economía, un ahorrista que deposita su dinero en un banco, más si es persona natural, espera que se le devuelva luego de un año de espera, un monto superior al depositado de manera que le compense la postergación de su propio consumo y la disminución del poder de compra del dinero depositado y no como sucede en nuestro país en que el dinero devuelto tiene un poder adquisitivo menor por culpa de la inflación.
Que el Banco promueva campañas de ahorro basadas en su solidez (que era el concepto antiguo de un “buen” banco) y amparadas en una persona pública de innegable prestigio no la eximen de ofrecer tasas positivas de intereses, que es el mejor incentivo y fomento para el ahorro. La propuesta va, no por controlar tasas (Dios no lo quiera), sino porque las instituciones bancarias no se aprovechen de los ahorristas, ante la vista y paciencia de la Superintendencia. Sólo así terminaré de convencer a mi menor hijo, Sebastián, de lo conveniente que es para el país el ahorro que se traduce en inversión, con las disculpas a Natalia.
 



viernes, 3 de enero de 2014

Siete por ciento subió el precio del GLP en el actual gobierno


No podía irse el año viejo sin que una vez más desde el Ejecutivo, esta vez por boca del Presidente Constitucional de la República, se mencione el ya manido asunto del precio del Gas Licuado de Petróleo (GLP) a 12 Nuevos Soles, conforme fuera la promesa incumplida de su campaña electoral, pero enredándose mucho más y creyendo que así la opinión pública olvidará el pasarle la factura una y otra vez por tan desafortunada promesa. Todo el poder a coro para jugar con las aspiraciones populares y no efectuar (iluso yo) un acto de contrición pidiendo perdón a la población por la patinada, como debería ser, o no pretender seguir dorándonos la píldora. Esta vez nos referimos a la entrevista concedida el 29-12-2013 a las periodistas Josefina Townsend y Mávila Huertas:
“El gas barato es inmediato  es con el FISE, les estamos dando un vale de 16 soles de subsidio por cada balón de gas a las familias pobres y las familias extremadamente pobres” [1](sic).
Aquí por supuesto que se habla del GLP, sin duda. La meta es de 1.5 millones de usuarios eléctricos con consumos menores o iguales a 30 KW/Mes (se asumen igual al número de hogares). Debemos señalar sin embargo que entregar un vale de 16 Nuevos Soles, equivalente a un 38.2% de descuento no garantiza que las familias beneficiarias efectivamente cambien su consumo de combustibles sólidos a GLP. Y es el consumo y no la entrega de vales lo que deberíamos objetivar si lo que buscamos es mejorar la calidad de vida. Lecciones aprendidas de otras economías (Colombia, por ejemplo con su Programa de GLP Rural), señalan como uno de los problemas de los programas de sustitución el hecho que los nuevos consumidores no recompren el GLP en los casos en que les es obsequiado; peor aún veríamos con frustración el porcentaje de canje de los vales otorgados cuando éstos se refieren sólo a “descuentos”. Información disponible en la Web indica que al cierre del año 2012, apenas un 18.6% de los vales entregados han sido efectivamente canjeados (51,443 consumidores ó 3.5% de los potenciales beneficiarios)[2].
“El gas barato a mediano plazo, 3 años aproximadamente, que pueda legar a ese famoso 12 soles y tal vez menos, es con la masificación del uso doméstico del gas, es con la tuberías que se están haciendo, y que hoy día en Lima son más de 120 mil familias que tienen tuberías de gas…”(sic)1
Y aquí nuevamente la confusión. En efecto se ha hecho “famosa” la oferta del GLP a 12 Nuevos Soles; y esto por la propia oferta electoral que ahora es nuevamente ofrecida pero para dentro de 3 años, cuando ya no esté el actual Presidente de la República en el gobierno pero ligándola absurdamente al gas natural que es otra cosa; por supuesto que los medios retransmiten sus declaraciones con titulares como “Ollanta Humala: En el 2016 se puede vender gas a menos de S/. 12”[3]
Mientras tanto los precios del GLP continuaron incrementándose en nuestro país. Es así como el precio medio de diciembre 2013 al consumidor en Lima fue de 38.20 Nuevos Soles, superior en 7.0% al vigente en julio 2011 cuando se inició el presente gobierno. Y esto sucede cuando el precio de paridad internacional ha caído 18.8% en los mismos plazos; es decir, el precio internacional de referencia ha caído 18.8% pero los peruanos pagamos 7.0% más en plena vigencia de la promesa presidencial de GLP a 12 Nuevos Soles.
Una explicación a esta situación la encontramos en la drástica reducción del subsidio al GLP dada por el gobierno a las productoras, el mismo que ha caído 67.2%, disminuyendo desde 6.70 hasta 2.20 Nuevos Soles/10 Kgs durante el presente gobierno. Ah, me olvidaba. Cada uno de los consumidores de GLP en el Perú pagamos ahora un recargo de 0.33 Nuevos Soles/10 Kgs para el Fondo de Inclusión Social Energética (FISE), que antes no pagábamos, pero los beneficios de este Fondo se los atribuye el propio gobierno sin mencionar siquiera que somos todos los consumidores los que contribuimos al mismo.

De esta manera completo el análisis de los incrementos de precios del gas natural domiciliario (27.1% de aumento) y GLP (7.0% de incremento) en los que he demostrado que no existe ninguna baja de precios durante el presente gobierno, sino todo los contrario, aumentos.







domingo, 15 de diciembre de 2013

Diciembre, mes de pronósticos; Dios nos libre


Dicen los chistes crueles que se tejen alrededor de nuestra noble profesión de Economistas que  dedicamos los primeros seis meses del año a predecir lo que va a suceder en la Economía y los seis siguientes a explicar porque no pasó lo que dijimos que iba a pasar. De esa manera nos mantenemos ocupados todo el año.
Bromas aparte, lo cierto es que sólo a los Economistas se nos exige hacer pronósticos económicos, que son una especie de buenos (o malos) deseos basados en series estadísticas, gran conocimiento de la ciencia económica, mucho de experiencia, pero también algo artístico proveniente de la “Ley de Tinkerman”, es decir “me tinka que”. No en balde la economía es una ciencia social que pretende predecir el comportamiento humano, generalmente con desacierto. Bien sabemos que en nuestra ciencia dos más dos no son necesariamente cuatro.
Me refiero además al tremendo defecto de, por ejemplo, hacer pronósticos sobre cuánto crecerá el PBI el 2013, estando a sólo quince días de culminar el año y conociéndose ya el resultado real de los 10 primeros meses.
Pidiendo disculpas a los autores por remarcar sus desaciertos, señalo aquí sólo algunos de los pronósticos más errados efectuados en nuestro país el presente año.

TIPO DE CAMBIO
“La cotización del dólar seguiría en caída libre a lo largo del 2013 y podría llegar a cerrar en S/.2.25, con lo que acumularía una pérdida anual de 10%. Esta fue la estimación que realizó el economista Sergio Chión, investigador principal de Centrum Católica, quien aseguró que este año se acentuarán los factores que provocaron el retroceso del tipo de cambio de 5% en el 2012 y de 20%, en los últimos seis años” . Por su parte “Alonso Segura, gerente de Estudios Económicos del Banco de Crédito, indicó que –hasta el momento– mantiene su proyección del tipo de cambio para el cierre del año en un rango de entre S/.2.45 y S/.2.50”– Perú 21 (08/01/2013).[1]
El Nuevo Sol, tercamente, se depreció en 9.1% frente al Dólar, todo lo opuesto a la “caída libre” pronosticada. Hoy se cotiza en 2.80 PEN/USD, valor superior en 24.4% a los 2.25 PEN pronosticados. Si los ahorristas se dejaron llevar por este pronóstico y cambiaron sus ahorros en USD a Nuevos Soles hoy se lamentarán, con menores ganancias, los desaciertos en pronósticos del tipo de cambio. Felizmente que los ahorristas reaccionaron oportunamente (junio 2013), desechando el pronóstico de apreciación y el coeficiente de dolarización del sistema bancario peruano, que cerró en 32% el año 2012 se encuentra actualmente en 37%. 

PBI
“Entre el 2012 y 2015 continuará prevaleciendo un entorno internacional bastante incierto y con riesgos a la baja en el crecimiento mundial y en la cotización internacional de los metales. Aun así, el Perú se podrá mantener como la economía más dinámica y estable de la región con un crecimiento anual de 6,0% - 6,5% (en línea con su nivel potencial)” – Marco Macroeconómico Multianual 2013-215 – Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) 30/05/2012.
“El escenario macroeconómico contenido en el Marco es similar a las proyecciones del Banco Central, aunque nuestra previsión de la tasa de crecimiento para 2012-2015 (6,8 por ciento en promedio) es ligeramente superior a la del Marco (6,3 por ciento en promedio), lo que toma en cuenta el inicio de actividades de nuevos proyectos y de ampliación de importantes yacimientos mineros” – Banco Central de Reserva del Perú (BCRP) - OFICIO No.064-2012-BCRP – 14/05/2012.
“El impulso que continuaría brindando la construcción a la actividad económica está llevando a ajustar al alza la proyección de PBI de 2013 de 6,0 a 6,2 por ciento” – Reporte de Inflación Diciembre 2012 – BCRP.
La terca economía nos muestra un PBI que al mes de setiembre 2013 ha crecido 4.9% anualizado, lejos de los pronósticos optimistas de nuestros funcionarios públicos. Recordemos que un desacierto de 1 punto del PBI equivale a 5,262 millones de Nuevos Soles [2] anuales con los que no se puede contar para el manejo macroeconómico del país. Por su parte el sector Construcción, en el que el BCRP basó su optimismo de mayor crecimiento, ha crecido al mes de septiembre 2013 en apenas 10.5%, mientras que el promedio de crecimiento anual en el período 2010/2012 había sido de 15.7% anual; ¡tremendo chasco!

EXPORTACIONES
El Reporte de Inflación del BCRP de diciembre 2012 pronosticó un crecimiento de 7.7% en el valor de las exportaciones del año 2013. Al mes de septiembre 2013 nuestras exportaciones más bien han caído 9.5% comparadas con similar período del año 2012.

La lista de desaciertos es larga y quizá por ello el MEF y el BCRP han empezado a presentar pronósticos de bandas, en lugar de puntos fijos. Mala señal para las actividades económicas que requieren cada vez mayor precisión y desapasionamiento con mucha menos intención política.


[2] El PBI del año 2012 ascendió a 526,166 millones de PEN