martes, 16 de febrero de 2016

Un derrame más ¡Qué importa!, ¡Un Directorio igual, si importa! o ¡Qué me parta un rayo!

Por supuesto que para todos los peruanos los derrames de petróleo crudo sí importan; y mucho. Salvo para el Directorio de PETROPERÚ y su Presidente que atribuye la posibilidad que “un rayo” haya sido el causante de la reciente fisura de 55 cms en el lomo del Oleoducto Nor Peruano (ONP), y que además, ignorancia de por medio, señale que el daño ambiental se podrá recuperar en 1 año [1] y que en su nota de prensa del 10/02/16 de la empresa estatal que preside señale que “…la avería presentada en el km 206 del Oleoducto Norperuano (Ramal Norte) fue controlada mediante la instalación de una grapa que cubre el tubo en el punto de la fisura…”. Es decir, se informa sobre la corrección técnica (parche) de la tubería y nada sobre el daño causado al ambiente. Por supuesto, además, que en ninguna de sus notas de prensa señala cuál es el volumen estimado del crudo derramado en una tubería de 16” (41 cms). Algunos medios señalan que el volumen derramado sería de aproximadamente 2,000 barriles (84,000 galones).

Éste no es, sin embargo, el único derrame del ONP. Uno de los más significativos ocurrió el 30/06/14 en la localidad de Cuninico. En dicha oportunidad el crudo derramado se calculó en 10,000 barriles (420,000 galones). El Ministro de Energía y Minas de entonces, Eleodoro Mayorga señaló que “el gobierno cambiará el directorio de la empresa estatal PetroPerú en los próximos días, tras el derrame de petróleo del oleoducto Norperuano en la región selvática de Loreto[2], anuncio que fue aplaudido por la población peruana (propietaria al fin de la empresa estatal).

El gobierno cumplió con designar en marzo de 2015 presidente del directorio al Sr. Germán Velásquez, que en su hoja de vida señala que se trata de un “Ejecutivo Senior con sólida experiencia en Gestión y Dirección en Áreas de finanzas, logística, recursos humanos, contabilidad, presupuesto, tesorería y seguridad en empresas del sector eléctrico (ELECTROPERÚ) y empresas de servicios tanto privadas como estatales”.[3]  ¿Y de su calificación y experiencia para presidir una empresa petrolera? NADA. Peor aún, al mes siguiente, la petrolera estatal Petroperú informó que en la Junta General de Accionistas se aprobó que el presidente del directorio German Velásquez asuma también la Gerencia General de la empresa. Mezclar la política (Presidencia) con el conocimiento técnico (Gerencia General) es un grave error, no cometido nunca antes en la historia de PETROPERÚ, sobre todo tratándose de un funcionario sin experiencia petrolera; pero, ahí está, ocupando ambos cargos.

Del resto de Directores (4), designados por este Gobierno para dirigir PETROPERÚ, 3 son Abogados (de actual moda en muchas empresas del Estado y Ministerios), e igualmente con CERO de experiencia en el manejo de una empresa petrolera de la complejidad de PETROPERÚ. El otro Director señala en su hoja de vida “estudios de Ingeniería Mecánica” y además ser “capitalista de riesgo y arquitecto de negocios”. Hagan su propia evaluación.

Por supuesto que cambiar el Directorio, en este Gobierno sería cambiar mocos por babas, si es que no se modifica la reglamentación de sanciones en que se incluyan a los funcionarios con responsabilidad penal y civil y no solo con multas a la empresa que terminamos pagando nosotros mismos.



[1] “… Hay un dicho que el agua y el aceite no se mezclan. Sin embargo, cuando los derrames ocurren en el agua, los productos químicos tóxicos del petróleo sí se mezclan con el agua y se quedan allí por largo tiempo. La parte más densa del petróleo se esparce sobre la superficie y evita que el aire entre en el agua. Los peces, animales y plantas que viven en el agua no pueden respirar. Cuando hay derrames de petróleo en el agua, ciertos productos químicos permanecen en ella y la hacen insegura para beber, incluso después de que el petróleo visible haya sido retirado…
 
Publicar un comentario