jueves, 11 de junio de 2015

Población Desocupada crece 23.9% en Lima Metropolitana en los últimos dos años

El último informe sobre la “Situación del Mercado Laboral en Lima Metropolitana” publicado por el INEI [1] en mayo de 2015, nos trae la confirmación de uno de los efectos más nocivos del actual escenario peruano de retracción de la inversión privada; me refiero al desempleo o desocupación. Aunque lamentablemente el INEI no efectúa este informe mensual a nivel nacional, es de suponer que la situación de empleo en Lima es menos mala que la que pudiera estarse dando en provincias, con menor número de posibilidades de empleo.

Como referencia, la inversión privada en el Perú viene en caída libre en los últimos tres años, presentando un decremento real de -1.6% el año 2014 y de -3.9% anualizada al Ier Trimestre 2015.

El informe que comento sobre el mercado laboral de Lima, se refiere al trimestre móvil Febrero/Marzo/Abril, que es la forma como se calcula mensualmente a fin de minimizar el efecto estacional que pudiera darse.
Como se puede apreciar en la Tabla siguiente, anualmente la población en edad de trabajar crece en el Perú a un ritmo promedio de 1.8%, es decir que el año 2015 la población apta para trabajar se incrementó en 130.3 miles de personas.



 Frente a este crecimiento vegetativo de quienes están listos para trabajar, detallo que la Población Económicamente Activa ocupada tuvo más bien un descenso de 2.7 miles de trabajadores el 2015, cuando por lo contrario en los años anteriores se iba incrementando en cerca de 70 mil pobladores anuales.



Aunque el porcentaje de disminución del año 2015 frente al 2014 es de solo 0.1%, esta debe ser una señal de alerta de lo que a todas luces es un indicador del inicio de una baja sostenida del porcentaje de ocupación.
Los economistas, sin embargo, prestamos especial atención a la variable porcentaje de población desocupada o tasa de desempleo (paro), cuyo análisis reviste una especial consideración.
 

Este indicador confirma el año 2015 una preocupante e indeseada tendencia de crecimiento del desempleo de 1.2 puntos porcentuales desde el 2013 llegando a representar el presente año un 6.8%, luego del favorable período 2010/2013 en que se llegó a reducir hasta 5.6%. Esto implica que el número de personas de la PEA desocupadas se ha incrementado en los últimos dos años en 65.7 miles de personas o 23.9%.

 
Un país como el nuestro, en que los índices de violencia se indexan diariamente, tiene también como una variable explicativa el desempleo cada vez mayor en un escenario de carencia de soluciones de corto plazo.
No podríamos tampoco hablar con seriedad profesional de políticas de inclusión social[2] como se menciona en el Marco Macroeconómico Multianual 2016/2018 elaborado por el MEF, cuando no se menciona ni una sola vez en sus 138 páginas el problema del desempleo, ni la desocupación en el Perú.
 




[2] Lineamiento N°2 de Política Económica – Marco Macroeconómico Multianual 216-2018 “Mayor inclusión social: reducción de la pobreza, disminución de la inequidad, igualdad de oportunidades y mayor presencia y eficacia del Estado en las zonas rurales del país”
Publicar un comentario