viernes, 1 de junio de 2012

¡Que Dios no lo quiera!


Mientras en el resto de países del mundo que de una u otra manera subsidian los precios del GLP se presentan manifestaciones de júbilo por la baja del precio del Gas Licuado de Petróleo (GLP), en el nuestro sucede todo lo contrario pues el consumidor no ve reflejado en el precio del balón ninguna baja.
Demás están los comentarios internacionales sobre la baja del crudo, las gasolinas y el GLP y muchos se animan a criticar a las estaciones de servicio, creyendo que éstas son las principales responsables que estos menores precios no se trasladen al público.
Esto sucede porque en nuestro querido Perú la angurria y miopía estatal más bien han empezado en el caso del GLP a aplicar recargos en el precio, llamados eufemísticamente “Factor de Aportación” que en otras palabras pretende devolverle al Fisco lo que éste se ha comprometido a pagar como subsidios (Factor de Compensación) a los productores de tan importante combustible.
Los peruanos reconocemos como precio de venta de los productores de GLP al mercado interno la paridad de exportación, es decir un cálculo teórico sobre lo que recibe o recibiría un exportador de GLP peruano y en esas condiciones la baja es de 8.30 Nuevos Soles por cada 10 Kgs sin IGV en las últimas 54 semanas. Traducido en lo que hubiera sido una baja en el precio al consumidor, se alcanzarían los 9.79 Nuevos Soles. Es decir que, si en nuestro país no existiera el Fondo de Estabilización de Precios creado y mantenido mediante sucesivos y anticonstitucionales decretos de Urgencia por más de 8 años y se aplicara la oferta y demanda, el balón de GLP costaría hoy casi 10 Nuevos Soles menos que hace un año. Esto, por supuesto que hubiera permitido un ambiente menos conflictivo que el que se observa en la actualidad.
Hoy el gobierno ha dejado de subsidiar el GLP para uso envasado pero, absurdamente ha implementado un recargo en la venta a granel, que para la presente semana es de 0.06 S/Kg antes de IGV, encareciendo el uso automotor y dejando la puerta abierta para el mercado negro que estará tetado a comprar para uso doméstico y venderá a granel valiéndose de mil artimañas, en un arca abierta en que hasta el justo pecará pues no hay forma de controlar y en el cual se pueden estar filtrando varias Toneladas. Posteriormente, cuando se quiera investigar sobre este tema no estarán exentos de responsabilidades los funcionarios que señalaron al gobierno que no habría ningún problema de control, en clara señal de autosuficiencia ajena a la realidad del mercado.

Todo hace suponer que este recargo en el precio del GLP seguirá incrementándose en la medida que el precio internacional continúe a la baja y ojalá ¡Que Dios no lo quiera! y no se les ocurra a nuestros funcionarios públicos empezar a aplicar aportaciones a la venta para envasado, que ya bastante tenemos con el impuesto para el FISE próximo a implementarse y que significará un incremento de 0.38 Nuevos Soles por balón de 10 Kgs. Ejemplos a seguir hay muchos, basta señalar el caso de República Dominicana en que además de la baja del precio se sigue manteniendo sin alteración el subsidio.

 



Publicar un comentario