lunes, 2 de mayo de 2005

VAMOS ROGER ... DEVUELVENOS NUESTRO HUACAL

Economista César Bedón Rocha
2 de Mayo del 2005

Hoy que por diferentes razones (sinceras unas, interesadas o mediáticas otras), transpiramos peruanidad quiero referirme a la evaluación de la imagen de la marca PETROPERU, labor que nos tocó dirigir hace ya casi 10 años . Eran tiempos de una necesaria reingeniería comercial y parte de ella era este acercamiento hacia el posicionamiento que teníamos en nuestros clientes investigando en áreas que nunca antes habían sido tomadas en cuenta.

La empresa presentaba una imagen desgastada, antigua, con un servicio deficiente, maquinarias obsoletas, mala atención, sin garantía de calidad ni cantidad de combustible. Los clientes indicaban que estos atributos y la combinación confianza/seguridad no habían sido incorporados en PETROPERU. La evaluación de marca (logotipo e isotipo), arrojaba que era innecesario cambiar el nombre PETROPERU por otro, pues la mayoría consideraba que la decadencia de la empresa radicaba en la institución en sí y no por la marca que era ya conocida por todos y representaba al País. Por su lado, la evaluación de colores ratificaba que el rojo y el blanco eran los mejor considerados y opinaban que debían mantenerse. El isotipo vigente en ese entonces era considerado como el de mayor aceptación. En resumen, existía una gran identificación de los colores, del logotipo y del isotipo que eran considerados como “parte de lo nuestro”. La recomendación comercial responsable, que no admitía dudas era que no deberíamos perder identidad. Y así lo hicimos.

Sin embargo, hace muy poco, la “alta administración” de PETROPERU nos huaqueó la máscara Chimú de oro, dominante en el isotipo por otra irreconocible careta verde cobre (quizá una malinterpretada aplicación de la devaluación empresarial). Igualmente y con mayor atrevimiento que algunos violadores de nuestro patrimonio cultural, hicieron trizas de la piedra de los doce ángulos presente en el isotipo y, no contentos con ello, nos quitaron el blanco de nuestro bicolor del logotipo para reemplazarlo por el mismo verde oxidado. Con las justas y casi por descuido nos dejaron la palabra Perú en color rojo.

A la par con este despropósito la identificación de estaciones de servicio supuestamente beneficiadas con la pintura estatal trocaron el peruanísimo blanquirojo por el verde óxido y términos como Auto boutique, Money Exchange, PetroTire, Entrance, Market empezaron a figurar en ellas, que supuestamente son bien peruanas. Nada se salvó de la ola verde (ojalá hubiera sido ecológica), la misma que invadió grifos, estaciones de la “red” PETROPERU, revistas, televisión, encartes, panfletos y edificio central. Yo no sé donde estuvieron nuestros ex compañeros funcionarios y trabajadores de la empresa estatal que permitieron este huaqueo comercial. La factura pendiente considero que es enorme por este motivo.

Sin embargo estamos a tiempo de enmendar concepciones equivocadas de mercadeo y como la empresa tiene un nuevo Presidente del Directorio me permito solicitarle, justo al cumplir un mes de su gestión
¡¡ VAMOS ROGER…DEVUELVENOS NUESTRO HUACAL !!
Publicar un comentario