sábado, 14 de abril de 2001

EL PRIMERO NO OLVIDAR

Economista César Bedón Rocha
14 de abril del 2001

En vísperas de una segunda vuelta electoral y cuando la opinión pública exige debatir, entre otros temas, sobre la privatización de Refinería Talara considero necesario, para iniciar una seria reflexión no olvidar cual era la situación de PETROPERU en julio de 1990 al concluir el gobierno del Sr. Dr. Alan García.

SITUACION GENERAL DE PETROPERU
  • En julio de 1990 PETROPERU se encontraba técnicamente quebrada. Su patrimonio neto al 31-12-89 era negativo en 16,175 MM de Intis. Se encontraba en insolvencia y al borde del colapso. A partir de 1986 empezó a mostrar pérdidas llegando en 1989 a registrar un resultado económico negativo de 2,264 MM de Intis. Las pérdidas de enero a mayo de 1990 fueron de 8 billones de Intis.
  • PETROPERU operaba sólo porque no pagaba a sus contratistas. Las áreas propias de operación se encontraban abandonadas, no se reparaban equipos de perforación (inoperatividad de tres de los seis propios en el noroeste y del único en la selva central por falta de repuestos), la produccióon se hallaba diferida por falta de servicio de pozos, no se pagaba el canon petrolero a las regiones; tampoco se pagaban tributos y no se hacía prospección petrolera.
  • PETROPERU había solicitado 1,391 MMUS$ como aporte de capital y crédito de los cuales requería 300 MMUS$ de urgencia para atender deudas atrasadas con los contratistas y proveedores. Sus deudas atrasadas excedían los 700 MMUS$.


PRODUCCION PETROLERA

  • Se ha dicho que en 1990 se produjo más petróleo que el año 2000. Esto es cierto. Pero también lo es que mientras en 1985 producimos 188.5 MB/DC de petróleo crudo, en 1990 nuestra producción descendió 32% hasta llegar a los 128.9 MB/DC. La caída de la producción se debió al paulatino agotamiento de las reservas, las cuales no habían podido ser mantenidas por el menor esfuerzo en materia de exploración. Mientras en los primeros años de la década del 80 se había alcanzado una inversión promedio de 210MMUS$ anuales en exploración, en los últimos tres años del gobierno aprista dicho promedio cayó a 57 MMUS$.

MERCADO EXTERNO

Se indica también que la Balanza Comercial de Hidrocarburos presentó un alarmante déficit de 713.2 MMUS$ el año pasado. Esto también es cierto.
  • Sin embargo, debemos recordar que mientras en el período 1979/1985 el saldo fue positivo en un promedio de 501.0 MMUS$ anuales es a partir del año 1986 en que empieza la declinación cerrando el año 1990 con un déficit de 47 MMUS$.
  • El déficit de la Balanza Comercial de Hidrocarburos en el gobierno aprista se debió principalmente a los mayores volúmenes importados, debido a la progresiva reducción de la producción nacional.
  • Durante el periodo 1986/1989 se estima que el Perú dejó de recibir divisas por 1,462 MMUS$ como consecuencia de los déficits en la Balanza Comercial de Hidrocarburos (mientras que en el quinquenio 1980/1984 se había mantenido un superávit promedio de 489.7 MMUS$, el quinquenio 1985/1990 presentó un promedio de sólo 124.2 MMUS$).
  • La crisis de insolvencia de PETROPERU la habían obligado a usar el sistema de permutas (swaps) y ventas futuras lo que le impedía obtener mejores precios. En julio de 1990 se tenían ya comprometidas las permutas por un año adicional. Eran muy pocas las compañías que se interesaban en este sistema de trueque. Toda la ventaja del negocio se la llevaban los intermediarios en desventaja con los intereses del país.
  • No era lógico para PETROPERU importar a precios en Dólares libres para exportar con Dólares liquidados por el Banco Central al tipo de cambio MUC o para amortiguar las deudas por importaciones.

  • MERCADO INTERNO

    • Se había promovido un uso irracional e indiscriminado de los hidrocarburos al haberse fijado precios sin criterio técnico.
    • El bajo precio del GLP y los cortes de energía eléctrica habían creado un desmedido aumento de la demanda por lo que se obligaba a importar. Se promovía la venta de gasolina 84 cuando ya se requería otra de mayor octanaje. El Kerosene se usaba indebidamente pues su bajo precio alentaba la mezcla con combustibles más pesados. De manera similar el también bajo precio del Diesel 2 ocasionaba su contrabando fuera del País y su utilización acentuada en lugar de petróleos residuales.
    • En julio de 1990 PETROPERU recibía apenas 0.12 US$ del mercado libre por Galón por sus productos mientras que sus costos superaban los 0.50 US$ libres (en la actualidad PETROPERU recibe 0.91 US$/Gln).
    • El subsidio indiscriminado de 1,167 MMUS$ a través de PETROPERU entre 1986 y 1989 sólo favoreció a un estrecho margen de la población y también a los consumidores de los países fronterizos. La gasolina 84 se vendía al público a 0.27 y el Diesel 2 a 0.24 US$ por galón mientras que en los países limítrofes el precio era de 0.85 y 0.68 US$ por galón, respectivamente. Las pérdidas acumuladas en el período 1986/1989 fueron de 1,969 MMUS$ y consumieron todo su patrimonio.
    • Se registraba una situación crítica en las existencias de combustibles con un promedio de seguridad que apenas alcanzaba los 4 días en lugar de los 25 recomendados.


    REFINERIA TALARA

    • En lo referente a la Refinería Talara tenemos que recordar que en julio de 1990 sufría de falta de materiales para la operación de sus Plantas de Aceites Básicos y Grasas.
    • Tenía limitaciones para el embarque de combustibles por falta de mangueras submarinas. Presentaba riesgos de fallas en tanques que por años no habían tenido mantenimiento. El muelle presentaba un alto riesgo por su mal estado y existía un riesgo potencial en toda la refinería por no haberse completado los proyectos de reemplazo de las líneas deterioradas e instalaciones adicionales del Sistema Contra Incendio. Talara, al igual que todas las otras refinerías tenía limitaciones operativas en la producción de gasolinas motor debidas a la incertidumbre en el abastecimiento de Plomo tetraetílico.


    GERENCIA

    • Finalmente, una característica predominante de la administración gerencial de PETROPERU durante el período 1985/1990 fue la de un manejo político antes que empresarial.
    • Su Directorio, comprometido con el poder político, demostró falta de agresividad para hacer valer su estructura de costos y lograr del Estado la cobertura de sus mayores costos.
    • Tanto la Ley de la Actividad Empresarial del Estado como la Ley General de Presupuesto y su propio Estatuto (D.L. 043), les señalaban que PETROPERU era autónoma económica, financiera y administrativamente pero no supieron o no quisieron hacerlos valer.
    • El personal ejecutivo de PETROPERU sufría de una fuerte desmoralización que lo había llevado a conformar por primera vez en su historia una Asociación de Supervisores.
    • El Gobierno había promulgado la Ley 25219 que incorporaba a los trabajadores petroleros al Régimen de pensiones de la Ley 20530 cuyos efectos negativos se verían dramatizados en los años siguientes.


    He querido con este breve resumen recordar a todos los peruanos una situación por la que no queremos volver a pasar. Si se privatiza o no lo que queda de PETROPERU, si es el momento adecuado o no y si existen garantías para asegurar una necesaria transparencia de precios en el futuro son temas que tocaré más adelante pero consideraba indispensable iniciar este trabajo con lo primero... NO OLVIDAR.

    Publicar un comentario