domingo, 20 de noviembre de 2011

Satisfacción en mercado de GLP colombiano promueve inversiones

Asistí la semana pasada invitado como expositor peruano al “17° Seminario Anual Latinoamericano de GLP” organizado por Purvin&Gertz en la ciudad de Buenos Aires, Argentina. Este es sin duda, el más importante evento de la industria, congregando anualmente a lo más representativo del Sector, en un intercambio de experiencias notable, así como en oportunidad muy especial para citas y entrevistas de negocios, así como para establecer redes de contactos cada vez más necesarias y tomar nota de lo último en tecnología e información de relevancia. Por supuesto que el Seminario da lugar a mucha información que trataré de retransmitir y comentar progresivamente.


Éxitos que podríamos adaptar y fracasos que no deberíamos copiar valiéndonos de las lecciones aprendidas y que son brindadas con generosidad en el evento. Una pena que ningún miembro o asesor de nuestro Gobierno o empresa estatal comprometida a liderar a corto plazo el mercado de GLP en libre competencia haya asistido al Congreso y peor aún, que las empresas envasadoras que operan en nuestro país hayan brillado por su ausencia. Esperemos sin embargo que en el ambiente local no dejen de organizarse, por esforzada iniciativa privada pues no existe la estatal, seminarios y congresos especializados a fin de aportar claridad técnica en el mercado.
Comento esta vez la presentación de mi amigo Camilo de J. Chaparro, Presidente de la Asociación Gremial Colombiana de Comercializadores de Gas de Colombia – AGREMGAS quien nos habló con inocultable satisfacción sobre los excelentes resultados de los “Nuevos Desarrollos en el Mercado de Colombia”.


En muchas oportunidades diversos líderes de opinión han alabado el modelo colombiano y a su empresa ECOPETROL cuya marca ha sido valorada recientemente en US$3.596 millones[1], lo que la convierte en la marca más valiosa de Colombia y una de las primeras 20 de América Latina. Su promesa de marca es “Barriles Limpios” y esto es aceptado por sus consumidores. Está muy lejos de lo que puede pensarse es una empresa pública tradicional, contando entre sus accionistas con un 11.508% de participación privada, principalmente de Fondos de Pensiones. Siendo consecuentes deberían igualmente prestar atención a logros como el que comentaré.


Los resultados de la nueva política colombiana sobre GLP al 30-09-11 implican un avance de 92.6% de las metas planteadas, habiendo recolectado 4.5 millones de balones, adecuado 1 millón, destruido 3.5 millones e incorporado 5.3 millones de balones nuevos al mercado. Esto se logró con un esquema de cilindros de marca, desapareciendo el parque universal, mediante incentivos, sanciones y compromisos. El lapso incurrido ha sido de 3 años y 3 meses habiendo desarrollado igualmente un programa motivacional con un costo de US$2.5 millones. En el desarrollo de la campaña se compraron los cilindros de los usuarios y éstos entregaron un depósito al envasador.


En los últimos meses, el mercado colombiano de envasado de GLP ha registrado inversión chilena a través de las empresas Abastible, Gasco y Lipi Gas que ha llegado a captar el 60% del mercado local. Un factor importante para este avance creo yo ha sido el ambiente de formalidad que se vive en Colombia. Supieron pasar de un mercado de uso común de balones lleno de problemas a otro en el que se respeta la inversión privada y el derecho de marca.


Así, con problemas similares a los de nuestro mercado (Parque universal de 5 millones de balones, Plantas sin cumplimiento de las normas, falta de estándares, poca identificación de prestadores de servicio, mercado volátil y de pobre rentabilidad, contratistas anónimos sin responsabilidad clara por la calidad y seguridad, inexistencia de contratos y actores ilegales - piratas), los consumidores colombianos han podido lograr el objetivo de renovar el íntegro de su parque de balones y el respeto a las inversiones generando así mismo interés por modernizar el mercado y generar competencia. Nadie denuncia ahí concentraciones de mercado, como tampoco sucede en Chile. Menos aún las envasadoras hacen lobby para que no se apliquen las normas de seguridad y para que sea el Estado el que les garantice su permanencia.


En el Perú, desde el año 1994 se dispuso la renovación del parque de balones de GLP; sin embargo, pasados 17 años, la Dirección General de Hidrocarburos no ha podido implementar este urgente reemplazo ni menos aún modificado el Reglamento de Comercialización a fin de convertirlo en un elemento promotor de inversiones y de mejor servicio al consumidor.



[1] El valor de la marca representa el 4.1% de la valoración de mercado de la empresa al 31 de diciembre de 2010.
Publicar un comentario